Los estudiantes universitarios chilenos anunciaron hoy que en la segunda semana de septiembre se movilizarán nuevamente, para reiterar sus demandas de mejoras en enseñanza y en rechazo a las políticas del gobierno en esa materia.

La convocatoria fue acordada en una reunión celebrada este fin de semana por la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech), que agrupa a las federaciones universitarias y su objetivo principal es rechazar la reforma tributaria planteada por el Gobierno para financiar mejoras al sistema educativo.

Así lo señaló a los periodistas Noam Titelman, portavoz de la Confech y presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica (FEUC), que subrayó que la reforma planteada por el gobierno, "no busca beneficiar a la clase media o los más pobres".

Para la nueva jornada de protestas, los universitarios esperan contar con el respaldo de los estudiantes secundarios, del profesorado y de las organizaciones sociales que participaron en la protesta del pasado 28 de agosto.

Ese día, unas 130 mil personas, según los estudiantes y 50 mil, según las autoridades, se manifestaron en Santiago por mejoras al sistema educativo.

Desde el año pasado, los estudiantes chilenos se han movilizado, en el nivel secundario, para exigir que gobierno central se haga cargo de la administración de la educación básica y media, lo que actualmente está a cargo de las municipalidades.

A nivel universitario, buscan el fin del lucro existente en muchos centros privados y una rebaja de los altos costes de las carreras, que deben solventar con créditos del sistema financiero.

El Gobierno ha respondido hasta ahora con ofertas de créditos más baratos, más becas y la reforma tributaria que se debate en el Congreso con el objetivo de recaudar hasta 1.000 millones de dólares para la Educación, pero se niega a los cambios estructurales del sistema que exigen los estudiantes.

Se trata, subrayó hoy Noam Titelman, de "una reforma o ajuste tributario que sentimos que no va de ninguna manera en la dirección que hemos planteado".

"En nuestro país tenemos el problema de que todos tenemos que pagar las tortas y los sandwiches, pero solo unos pocos están invitados a la fiesta", añadió, en alusión a un punto de la reforma que permitirá rebajar de impuestos los gastos de las familias en la educación privada, a la que acceden los más ricos.

"Es hora de que realmente los que tienen más paguen más, y lamentablemente, este ajuste va completamente en la dirección contraria", Noam Titelman.

La Confech también anunció para el martes próximo una reunión con los profesores, secundarios y representantes del Consejo Nacional de Educación Superior, para emplazar al ministro de Educación, Harald Beyer, a que responda con soluciones reales las demandas.

"Estamos cansados de tocar puertas que no se abren, de hablarle a oídos sordos y ahora vamos a la ofensiva como movimiento social", manifestó al respecto Gabriel Boric, presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECH).