Terrence Malick le había pedido a sus actores que hicieran lecturas intensivas y les proporcionó un borrador meticulosamente detallado de sus respectivos personajes antes de rodar "To The Wonder".

La protagonista, Olga Kurylenko, dijo que Malick le había solicitado que leyera tres novelas clásicas rusas: "Los hermanos Karamazov", "El idiota" y "Ana Karenina".

"Tuve un par de meses para hacerlo", manifestó el sábado a la prensa Kurylenko antes del estreno mundial de la cinta que compite en el Festival de Cine de Venecia. "Fue fabuloso refrescar la memoria y leer esos libros que leí cuando era niña, pero que quizá no entendí", apuntó.

No obstante la preparación tan amplia, hay poco diálogo y detalle de la narrativa que sale en la pantalla.

El espectador ve enamorarse apasionadamente a Marina, una madre soltera parisina, y Neil, un estadounidense en el extranjero. Kurylenko interpreta a Marina y Ben Affleck, a Neil. Las escenas tienen como fondo la majestuosidad de París y las riberas fangosas por la marea en el monte Saint Michel.

Al igual que "Tree of Life", una cinta de Malick que precedió a "To The Wonder", las imágenes contienen gran parte de la narrativa emocional: el florecimiento de una rosa roja en un jardín cubierto de nieve en una iglesia y pies con botas que se hunden en los charcos fangosos que dejaron las mareas.

"(Malick) me decía: 'elimina las palabras, no hables, haz que se muevan''', manifestó Kurylenko. "A veces el silencio es más fuerte que las palabras. Creo que éste es el aspecto notable de él. Tiene la capacidad para contar una historia, para suscitar emociones mediante el lenguaje del cuerpo, mediante el silencio. No se necesitan las palabras. El mensaje continúa percibiéndose, se siente en el estómago", apuntó.

Malick, famoso por su naturaleza esquiva y su alejamiento de la prensa, no asistió al estreno en Venecia.

Sus productores dijeron que el cineasta está dedicado a nuevos proyectos que continuarán yendo más allá de los límites.