La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) anunció hoy que revisará "la continuidad" de su colaboración con Chile en la encuesta "Casen", de medición de la pobreza, tras ser involucrada en un debate sobre una supuesta manipulación de las cifras en el último sondeo.

En un comunicado de prensa, el organismo de Naciones Unidas precisó que por esa causa decidió evaluar la ayuda que presta en la elaboración de la Encuesta de Caracterización Socioeconómica Nacional (Casen) desde que fue creada, en 1987.

En dicho estudio, la Cepal opera como contraparte del Ministerio de Desarrollo Social (MDS).

"La Cepal lamenta el uso que se ha hecho de su prestigio institucional durante los debates que se han suscitado a partir de la divulgación de las cifras de pobreza por parte del MDS y revisará la continuidad de esta colaboración", subraya el comunicado.

De este modo, la Cepal se refirió al debate abierto desde que el 20 de julio pasado el Gobierno anunció los resultados de la Casen 2011, según la cual la pobreza se redujo desde 15,1 en el año 2009 a un 14,4 por ciento en la nueva medición.

Las cifras no fueron acompañadas con los datos técnicos de la encuesta y hasta ahora el Gobierno tampoco ha dado a conocer el margen de error ni otros detalles de la muestra, lo que desató críticas de la oposición y de algunos expertos.

El pasado viernes la polémica se intensificó cuando el Centro de Investigaciones Periodísticas (Ciper) dijo que la Cepal corrigió un primer informe que arrojaba un 15 por ciento de pobreza.

Según Ciper, la Cepal había accedido a petición del MDS de incluir una pregunta sobre la variable de ingresos de familiares no remunerados, desocupados e inactivos que no figuró en la encuesta del 2009, mientras el trabajo en terreno de la nueva se realizó en noviembre de 2011, después que el Gobierno entregara un bono en efectivo a las familias de menores ingresos.

Según los críticos, la inclusión de esa pregunta determinó la reducción de la pobreza al 14,4 % en la nueva encuesta.

El economista Andrés Hernando, hasta el viernes pasado jefe de Estudios del MDS, cuestionó la forma rimbombante con que el Gobierno, en su opinión, dio a conocer los resultados.

Hernando legitimó técnicamente la encuesta y dijo que los cambios introducidos no eran significativos, mientras la oposición ha sostenido lo contrario y el Gobierno ha subrayado ahora la validez de los resultados porque fueron validados por la Cepal.

El propio presidente Sebastián Piñera afirmó hoy a los periodistas que "tanto las cifras que dio a conocer el Ministerio de Desarrollo Social, como las que dio a conocer Cepal, muestran que la pobreza en Chile está disminuyendo".

En la oposición, el diputado Osvaldo Andrade, presidente del Partido Socialista, señaló que el Gobierno "tiene que responder por este escándalo, que es un verdadero Casen-Gate".

La Cepal recordó hoy que es responsabilidad del Ministerio "definir los alcances temáticos de la encuesta" y que también "es responsable de difundir los resultados".

Explicó además que utiliza la misma metodología en toda América Latina, aclaró que "no necesariamente comparte la línea de pobreza de muchos países de la región" y que desde el 2009 "ocurre lo mismo en Chile".

Este fin de semana se conoció además la renuncia del economista Juan Carlos Feres, jefe de la Unidad de Estadísticas Sociales de la Cepal y encargado de trabajar con el MDS en la elaboración de la encuesta Casen.