Cientos de manifestantes, incluidos varios grupos de inmigrantes, marcharon hoy por las calles del centro de Charlotte (Carolina del Norte) llevando su mensaje de "indocumentados y sin miedo" a la Convención Nacional Demócrata.

La coalición "Marchemos contra Wall Street del Sur", conformada por 90 organizaciones de todo el país, protestó contra los bancos, la corrupción, las guerras, la contaminación del medio ambiente, y el desempleo, y a favor de los homosexuales, por la libertad de los presos políticos, la tolerancia, y la legalización de los "sin papeles".

Reunidos primero en un parque al norte de la ciudad, los participantes prepararon sus pancartas, consignas, banderas e inclusive instrumentos musicales, para realizar el recorrido de tres millas, que incluyó la sede del Bank of America, Duke Energy, la compañía de electricidad más grande de EE.UU, y el Centro de Convenciones.

Los organizadores enfatizaron que siendo Charlotte el segundo centro financiero y de acumulación del capital de la nación, había que rechazar las políticas de los que catalogaron "banqueros corruptos", quienes han recibido "700 mil millones en paquetes de rescate económico".

El tema migratorio cobró importancia en la agenda de las exigencias, ya que los proinmigrantes manifestaron su descontento con la Administración Obama por los altos índices de inmigrantes deportados desde que asumió la Presidencia en 2004.

Entre los grupos nacionales latinos que llegaron a Charlotte se encontraban el Sindicato Agrícola (FLOC), con sede en Ohio, la Red Nacional de Jornaleros de Los Ángeles (California), la Alianza Latina por los Derechos Humanos de Georgia (Atlanta), y los viajeros del "undocubus", que recorrieron 10 estados y 15 ciudades.

Para Julio Salgado, de California, no fue suficiente que el presidente otorgara la acción diferida al grupo de jóvenes, sino que exigió una salida para los millones de indocumentados.

"Nuestros papás son las personas más importantes en nuestras vidas y no podemos dejar que las criminalicen", enfatizó Salgado.

Por su parte, Pablo Alvarado, de Los Ángeles, llegó a Charlotte para traer la música de los jornaleros de esa ciudad a los participantes del "undocubus", y a denunciar la "cobardía" del Gobierno de "perseguir a las madres por falta de licencia".

"Cuando se persigue a los más vulnerables, humildes, y no sólo a los inmigrantes, sino a todos. Los inmigrantes no son los culpables de la crisis económica, esos están en Wall Street, a esos no los meten presos, a esos les dan dinero, y a nosotros nos deportan", apuntó Alvarado a Efe.

El Departamento de Policía de Charlotte- Mecklenburg (CMPD) activó un dispositivo de seguridad, que incluyó la presencia de cientos de agentes de diferentes partes del estado y de Colorado, Filadelfia, Illinois Georgia, y Washington DC, que estuvieron acompañando a los más de 800 manifestantes en su recorrido.

El portavoz policial, Robet Tufano, confirmó a Efe que hubo un arresto de una mujer por llevar una pañoleta que cubría su rostro, lo que violó las disposiciones de seguridad de la ciudad y al ser detenida portaba un cuchillo.

Otro individuo, que no pertenecía a la manifestación y era espectador, fue arrestado por intoxicación.

El jefe de la policía de Charlotte, Rodney Monroe, afirmó a los periodistas que la marcha "se había llevado a cabo sin mayores contratiempos".

Los manifestantes culparon a los Demócratas y Republicanos por "promover programas de austeridad, mientras hacen tratos que benefician a las instituciones financieras y las corporaciones.

"Ahora más que nunca necesitamos un movimiento amplio y poderoso que tenga la capacidad de retar las agencias proguerra y pro Wall Street de ambos partidos. La semilla de este movimiento retoña a nuestro alrededor", enfatizó el grupo en un comunicado.