Jenson Button obtuvo fácilmente el domingo su segunda victoria de la temporada al llevarse un Gran Premio de Bélgica opacado por un espectacular choque, el cual obligó al español Fernando Alonso, al mexicano Sergio Pérez y a Lewis Hamilton a abandonar.

Fue la primera victoria del británico Button en el circuito de Spa, la 14ta en su carrera y probablemente una de las más fáciles en la Fórmula Uno, pues se mantuvo al frente todo el tiempo sin percatarse del desbarajuste ocurrido antes.

"Este es un circuito tan especial, por lo que obtener una victoria aquí desde la luz (de arranque) hasta la bandera es muy especial", afirmó Button. "No ha sido un año fácil para mí. Vamos a disfrutar esto un poco más de tiempo antes de que vayamos a Monza, donde espero lograr lo mismo".

El choque comenzó cuando el francés Romain Grosjean de Lotus intentó rebasar por un espacio pequeño y tocó el McLaren del inglés Hamilton poco después del arranque. Eso provocó que ambos bólidos dieran trompos y que el auto de Grosjean volara encima del Ferrari de Alonso, que a su vez sacó de la pista el Sauber de Pérez.

El galo tomó la peligrosa opción de cambiar de rumbo momentos después del arranque al intentar filtrarse por el espacio reducido. Posteriormente fue penalizado con una carrera por conducción peligrosa y no asistirá al Gran Premio de Monza el 9 de septiembre.

Los cuatro pilotos afectados por el choque salieron caminando de la pista aparentemente ilesos, pero Hamilton, visiblemente frustrado, confrontó brevemente a Grosjean.

"Honestamente pensé que estaba delante de él y que había suficiente espacio para los dos autos", afirmó el francés. "No intenté arrinconarlo deliberadamente ni nada por el estilo. Obviamente que lo ocurrido en la primera curva no es lo que nadie querría que sucediera".

El venezolano Pastor Maldonado tampoco terminó la prueba.

Button zigzagueó triunfante por la pista al acercarse a la meta y luego aplaudió para festejar. Después se puso de pie sobre su McLaren, echó la cabeza hacia atrás y cerró ambos puños.

"El auto se sentía muy bien al conducir y yo podía controlar el desgaste de los neumáticos. Siempre es más fácil hacer eso cuando vas al frente", dijo Button, que subió al sexto sitio de la tabla. "Está muy difícil ganar el título, pero lo ocurrido hoy muestra que uno puede recuperar 25 puntos muy rápido. Aún faltan 63 puntos por remontar, pero todo es posible".

Alonso, que había obtenido puntos en todas las carreras de esta temporada y busca su tercer título de la F1, tuvo suerte de no sufrir una lesión grave cuando el Lotus de Grosjean pasó a muy poca distancia de la cabeza del español.

"Estoy bien, sólo me duele un poco el hombro; fui al centro médico inmediatamente después del accidente pero todo está bien. No sé qué sucedió, fui sobrepasado por los dos Saubers y sentí como si hubiera chocado con un tren", afirmó.

"A pesar de lo desafortunado de estar envuelto en un accidente como este, soy afortunado de poder volver a conducir en unos días. La seguridad en estos coches es muy alta y hoy vimos una prueba de ello", agregó, y dijo no estar molesto con el piloto francés. "No estoy enfadado con Grosjean, seguro que no lo hizo a propósito, yo estaba en el sitio equivocado en el momento equivocado".

El campeón defensor Sebastian Vettel se benefició del caos para entrar segundo y disminuir a 24 puntos la ventaja de Alonso en el liderato del campeonato de pilotos. El finlandés Kimi Raikkonen finalizó tercero, una muestra más de la forma consistente que ha mostrado toda la campaña.

Después de que el sábado tuvo un día pésimo en las pruebas de clasificación, Vettel se sintió aliviado de subir al podio tras haber arrancado décimo en la parrilla.

"Fue una carrera loca después de la primera curva, cuando algunos coches se salieron", afirmó el alemán. "El auto estuvo bastante bien en la carrera y pudimos adquirir algo de ritmo. Fue una carrera fantástica; excelente haber terminado segundo".

El alemán Nico Hulkenberg entró cuarto para la escudería Force India, delante del Ferrari del brasileño Felipe Massa, que terminó quinto, y el Red Bull de Mark Webber, que había arrancado duodécimo debido a una penalización por haber sustituido la caja de velocidades.

El alemán Michael Schumacher, en busca de su segundo podio de la temporada en el 300mo Gran Premio de su carrera, condujo en forma agresiva en el circuito de Spa donde debutó en la Fórmula Uno hace 21 años. El piloto de 43 años se ubicó segundo después de 15 vueltas.

Sin embargo, casi chocó con Vettel cuando pasó frente a él rumbo a los pits para cambiar sus neumáticos y finalmente no pudo sostener su posición.