Tras dos partidos sin ganar, el Real Madrid finalmente se estrenó con un triunfo en la liga española al vencer 3-0 al Granada, pero el Barcelona no desaprovechó la oportunidad de colocarse como líder en la tercera fecha al derrotar 1-0 al visitante Valencia.

Cristiano Ronaldo anotó a los 26 y 53 minutos para sumar 150 goles oficiales con el Madrid y estrenar su cuenta en el actual campeonato. El argentino Gonzalo Higuaín (76) marcó el tercero y con ello el vigente campeón contabilizó su cuarta unidad en la tabla.

Al Barsa le bastó una diana del brasileño Adriano para convertirse en el único equipo que cuenta sus partidos por victorias en la competición. El Valencia, con apenas dos unidades, sigue en la zona baja.

Previamente, el Athletic de Bilbao del argentino Marcelo Bielsa también sumó sus tres primeros puntos al derrotar 2-0 al visitante Valladolid con goles de Aritz Aduriz y Markel Susaeta, mientras que el Espanyol de su compatriota Mauricio Pochettino sigue sin sumar unidades tras perder 3-2 en cancha del Levante.

A primera hora, la mala puntería impidió que el Sevilla se llevara la victoria en su visita al Rayo Vallecano, donde sólo cosechó un empate 0-0. Sevilla desperdició dos penales, uno en cada mitad, pero sigue invicto con cinco unidades, a dos del Rayo, que suma siete.

El partido del lunes entre Betis y Atlético de Madrid fue aplazado al 26 de septiembre.

En Madrid, el croata Luka Modric partió de titular y de inmediato exhibió su jerarquía con una asistencia que José Callejón malgastó. Pero el gol es patrimonio de Cristiano y el portugués, tras avisar de larga distancia, marcó el primer tanto sin ángulo y entre las piernas del arquero.

Sólo una llegada de El Arabi inquietó al equipo local previo al descanso, mientras que Toño Rodríguez salvó nuevamente un latigazo de Cristiano antes de tapar también su primer remate en el 2-0, pero no el segundo tras una contra conducida por el argentino Angel Di María, quien ingresó de suplente.

La expulsión de Borja Gómez lastró al Granada la última media hora, en que Cristiano fue sustituido por molestias físicas. Higuaín cerró la cuenta a pase de Karim Benzema en posición de fuera de juego.

"Estoy molesto por un tema profesional, que conocen en el club", comentó enigmático Cristiano sobre su falta de entusiasmo tras marcar.

A pesar del resultado, el técnico José Mourinho se mostró crítico con el juego de su equipo: "Hoy no me gustó. Hemos tenido poca ambición, poca intensidad y poco ritmo", analizó.

A pesar de una parábola aislada del valencianista Roberto Soldado, el Barsa pudo golear en la primera mitad, pero Diego Alves frustró repetidas ocasiones del argentino Lionel Messi y Pedro Rodríguez. Cesc Fábregas desperdició un servicio inmejorable de Messi, con lo que los azulgranas se contentaron con el bello gol de Adriano: un prodigio de potencia y colocación facilitado por la pasividad de la defensa visitante.

Con el camerunés Alex Song de estreno en el once, el Barsa aguantó la ventaja en la segunda mitad, en que el Valencia sufrió un gol anulado a Víctor Ruiz y un cabezazo desviado en el último minuto del defensor.

"Tuvimos nuestras ocasiones, pero decidió un córner. Fue una lástima, pero jugando así de bien, ganaremos muchos partidos", resumió el timonel argentino del Valencia Mauricio Pellegrino.

Su colega azulgrana Tito Vilanova defendió la actuación del Barsa: "Hemos tenido el partido controlado aunque debemos mejorar. En la segunda mitad, notamos el desgaste de la Supercopa (contra el Madrid)", valoró.

Un cabezazo al poste de Susaeta fue la mejor ocasión en la primera mitad del Athletic, que finalmente inauguró el marcador en un remate de Aduriz (69). El goleador golpeó la madera en una jugada similar, antes que Susaeta (75) sentenciara al Valladolid con un disparo a la escuadra.

"Sin regularidad hay inquietud y tensión. La victoria será valiosa si es un punto de partida", valoró Bielsa.

Al Sevilla sólo le faltó el gol en una primera parte primorosa, en que contó con un disparo al poste de Alvaro Negredo en la ejecución de un penal cometido sobre él mismo, así como con numerosos remates fallidos de Manu Del Moral y una espectacular atajada de Rubén Martínez que evitó un autogol del local Roberto Triguero.

El partido ganó en dinamismo, pero las mejores ocasiones siguieron cayendo del lado sevillista, en especial un penal sobre Ivan Rakitic que resultó en la expulsión de Martínez y un nuevo tiro fallido desde los 11 metros, esta vez del propio Rakitic.

El debutante Samuele Longo (21) abrió el camino para el Espanyol con una certera volea y Sergio Tejera (25) lo allanó desde fuera del área. Pero el Levante sacó provecho de un tiro de esquina con un cañonazo de Juanlu Gómez (54) y niveló en una jugada atropellada de Christian Lell (56) antes de culminar la remontada en los descuentos con un hombre menos, cuando Raúl Rodríguez anotó un autogol.

"En 10 minutos se nos fue el partido. No supimos gestionar su primer gol", dijo Pochettino.