Nueve de cada diez argentinos dedican al menos un cuarto de hora semanal a la lectura y un 53 por ciento asegura que cultiva este hábito por lo menos cinco días a la semana, de acuerdo a un sondeo difundido hoy.

El porcentaje de quienes se consideran lectores en Argentina creció así cerca de cuatro puntos porcentuales en una década, ya que en 2001 un 86 por ciento decía dedicar al menos un cuarto de hora semanal a la lectura, según un estudio realizado por la Universidad de Tres de Febrero y cuyos resultados fueron publicados hoy en el sitio web del Gobierno argentino.

Según el sondeo, un 53 por ciento lee entre cinco y siete días a la semana, un 32 por ciento lo hace entre dos y cuatro días a la semana y un 5 por ciento sólo un día a la semana.

Otro 6 por ciento, los que no cultivan el hábito ahora mismo, afirma haberlo hecho en algún momento de sus vidas.

Solo el 4 por ciento reconoce que no es ni nunca fue un lector, de acuerdo al sondeo, realizado en 2011, y en el que también intervinieron el Consejo Nacional de Lectura y el Sistema de Información Cultural de Argentina.

Entre quienes leen habitualmente, cerca de un 44 por ciento lo hace en formato digital, y entre estos, un 90 por ciento lee diario en línea, un 67 por ciento lee revistas y un 75 por ciento lee libros.

La creciente tendencia a leer por medios electrónicos no implica un abandono del papel, según el estudio, pues entre los "lectores digitales", sólo un 15 por ciento lee el diario nada más que en internet, mientras que un 21 por ciento lo sigue haciendo también en papel.

Así, la suma de lectores de diarios en papel y los que combinan papel y pantalla (75 por ciento) es cinco veces mayor a los lectores de diarios exclusivamente por web (15 por ciento).

El reemplazo en los libros, en tanto, es nulo, según el informe. Menos del 1 por ciento de los lectores digitales lee exclusivamente libros bajados de internet, un 7 por ciento alterna lectura de libros digitales y en papel y el 67 por ciento sólo lee libros impresos.

El sondeo fue realizado entre octubre y noviembre de 2011 a 3.568 personas residentes en localidades de más de 30.000 habitantes de Argentina, país donde el índice de analfabetismo es del 2 por ciento.