El portugués Cristiano Ronaldo, autor de dos goles que no celebró en el triunfo del Real Madrid ante el Granada, se retiró lesionado con visibles gestos de dolor en el minuto 64, y abandonó el campo con una gran ovación de la afición del Santiago Bernabéu.

Ronaldo, que era duda para disputar el encuentro de la tercera jornada de Liga por unas molestias en el muslo izquierdo, marcó sus dos primeros goles ligueros. No los celebró con sus compañeros antes de lesionarse en la zona que tenía dañada tras el partido de vuelta de la Supercopa de España del pasado miércoles ante el Barcelona.

El primer tanto lo marcó en el minuto 25, tras un pase de José Callejón que el portugués coló por debajo de las piernas de Toño. No hizo gesto alguno de celebración pese a que sus compañeros acudieron a celebrarlo junto a él.

Repitió en el segundo tanto, cuando Cristiano se aprovechó en el minuto 53 de un pase del argentino Ángel Di María al espacio.