La población de ballenas jorobadas que se reproducen frente a las costas de Brasil se ha triplicado en los últimos 10 años, dijo un instituto que da seguimiento a esta especie otrora amenazada.

El Instituto de la Ballena Jorobada informó en un comunicado que contó 10.000 ejemplares frente al litoral brasileño. En 2002, el organismo había contado unos 3.000 cetáceos.

El jefe del instituto, Milton Marcondes, dijo que la grasa de las ballenas se utilizaba antes como combustible para el alumbrado público y en la construcción. La cacería de estos animales fue prohibida en 1966, cuando ya quedaban unos 1.000 ejemplares.

Marcondes informó que los esfuerzos de recuperación de la especie han sido útiles a pesar del calentamiento global, así como accidentes con embarcaciones y redes de pesca.