Los 12 agentes detenidos por disparar contra una camioneta de la embajada de Estados Unidos y herir a dos empleados estadounidenses que iban a bordo investigaban un secuestro, dijeron las autoridades mexicanas.

El jefe de la División de Seguridad Regional de la Policía Federal, Luis Cárdenas Palomino, afirmó que el secuestro había ocurrido horas antes de que los agentes abrieran fuego contra el vehículo en el que iban los dos estadounidenses y un capitán de la Armada de México.

La Secretaría de Marina había dicho que los tres se dirigían a un lugar de adiestramiento de la Armada en una zona rural al sur de la capital mexicana.

Palomino emitió sus comentarios tras anunciar la captura de David Rosales, a quien señaló como líder del cartel narcotraficante del Golfo en el estado de Nuevo León, norte de México.

Rosales, conocido como el "Comandante Diablo", ordenó ataques coordinados en los que murieron varias personas en la ciudad de Monterrey, según Palomino.