Venezuela se alista hoy para el segundo y último simulacro electoral a falta de cinco semanas para las elecciones del próximo 7 de octubre en las que el presidente, Hugo Chávez, aspira a su tercera reelección consecutiva y se enfrentará al candidato unitario opositor, Henrique Capriles.

Un total de 1.553 centros de votación, en los que operarán 4.832 mesas, se abrirán mañana a lo largo del país desde las 8.00 hora local (12.30 GMT) y hasta las 15.00 (19.30 GMT) para que los venezolanos se familiaricen con el nuevo sistema de votación automatizado y las autoridades electorales verifiquen el funcionamiento.

El simulacro estaba previsto para el domingo pasado, pero fue postergado por las fuertes lluvias y en solidaridad con la explosión que la madrugada del día anterior, el día 25, ocurrió en la refinería Amuay dejando un saldo de 42 fallecidos, ocho desaparecidos y más de un centenar de heridos.

Luego del simulacro del pasado 5 de agosto, que se desarrolló con total normalidad, la prueba de mañana permitirá a los electores conocer de cerca el nuevo sistema de máquinas captahuellas.

La vicepresidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Sandra Oblitas, dijo ayer que uno de los objetivos de la prueba es "evaluar el tiempo de duración del ejercicio del voto", que actualmente es de un minuto y cinco segundos.

Oblitas recordó que en la cita de mañana no habrá testigos de partidos políticos en las mesas de votación ni se totalizarán los votos.

Alrededor de 19 millones de venezolanos están convocados a participar en los comicios presidenciales de octubre en los que concurren siete candidatos encabezados por Chávez, de 58 años y en el poder desde 1999, y Capriles, exgobernador y abogado de 40 años.