Una delegación de 66 universidades estadounidenses inició el sábado una misión en busca de atraer alumnos brasileños para que estudien en esas instituciones.

Se trata de la mayor misión educativa realizada por instituciones de enseñanza de Estados Unidos en cualquier lugar del mundo, explicó el subsecretario de Comercio norteamericano, Francisco Sánchez, quien encabeza la delegación.

"Estoy encabezando una misión de 66 universidades estadounidenses; nunca antes habíamos tenido tantas instituciones viajando juntas en una misión. Esto refleja la importancia que le damos a las relaciones con Brasil", dijo Sanchez en una entrevista con The Associated Press.

Los representantes estarán todo el sábado en una feria en Brasilia donde recibirán estudiantes que podrían continuar su educación superior en alguna de las instituciones norteamericanas. Eventos similares se realizarán el martes en Sao Paulo y el jueves en Río de Janeiro.

"Un propósito de la misión es atraer estudiantes brasileños a Estados Unidos, pero hay un segundo propósito que es establecer acuerdos entre instituciones académicas estadounidenses y brasileñas", agregó Sánchez.

Tales alianzas pueden ser de diverso tipo según el interés de las universidades, ya sea de intercambio de estudiantes o realizar proyectos de investigación conjuntos.

Actualmente hay más de 8.700 estudiantes brasileños en universidades norteamericanas y Sánchez manifestó su esperanza de que esa cifra sea triplicada en los próximos años.

La misión no incluye un programa de becas, aunque según el funcionario algunas de las universidades ofrecen algún tipo de asistencia para los alumnos. El gobierno brasileño también ofrece programas de becas para realizar estudios en el exterior.

Los presidentes Dilma Rousseff, de Brasil, y Barack Obama, de Estados Unidos, acordaron en dos reuniones celebradas los últimos dos años aumentar el intercambio de estudiantes entre los dos países.

Obama lanzó recientemente el programa "100.000 unidos por las Américas" con la meta de recibir 100.000 estudiantes latinoamericanos en universidades de Estados Unidos y enviar esa misma cantidad de alumnos norteamericanos a América Latina.

Según Sánchez, las universidades tienen interés en buscar alumnos en el exterior porque una forma de medir el nivel de la institución es la diversidad de su cuerpo estudiantil.

"Cualquier universidad que pretenda ser de categoría mundial necesita un cuerpo estudiantil internacional. El mundo se ha vuelto tan interconectado que es crítico que las universidades tengan alumnos de diferentes países, y Brasil es uno de los países más interesantes por su importancia regional y su crecimiento económico", explicó el subsecretario estadounidense.

El funcionario encabezó una misión similar en 2011 a Indonesia y Vietnam con 56 universidades y tiene previsto realizar otra en 2013, aunque no se ha definido el país que visitarán.

Pese al interés por Brasil, la enseñanza en el país ha enfrentado cuestionamientos que ponen en duda la capacidad de sus alumnos de acceder a instituciones superiores internacionales. Un informe de la UNESCO de 2011 situó a Brasil en el lugar 88 entre 127 países en la calidad de la enseñanza básica, atrás de países como Argentina, Chile, Ecuador y Bolivia.

Al respecto, Sánchez señaló que "no se puede esperar que las cosas estén perfectas. Hay muchos estudiantes que están listos para estudiar en el exterior, y se puede hacer eso mientras se mejora el sistema educativo".

Dijo que el viernes se reunió con el ministro brasileño de Educación, Aloizio Mercadante, con quien discutió los planes del gobierno por mejorar la calidad educativa.

"Claramente la administración de la presidenta Rousseff tiene un firme compromiso con la educación, eso significa crear un muy buen sistema de enseñanza dentro del país y ofrecer oportunidades de estudio en el exterior", comentó.

El gobierno de Rousseff lanzó en 2011 el programa Ciencias Sin Fronteras, que busca enviar a 12.500 estudiantes brasileños a realizar estudios superiores en ciencia y tecnología en las universidades mejor calificadas del mundo. Estados Unidos recibió a los primeros 1.500 alumnos y es el principal destino para el programa.