El calor no afectó el tenis físico y demoledor de Serena Williams que, sin mayores problemas, se impuso a la rusa Ekaterina Makarova y logró por undécima vez su clasificación a los octavos de final del Abierto de tenis de Estados Unidos.

Williams, cuarta favorita, solo necesitó una hora y 21 minutos para vencer por 6-4 y 6-0 a Makarova que aguantó el prime set mientras tuvo fuerza física y en el segundo desapareció ante la potencia de la campeona olímpica y gran favorito a conseguir el título del Abierto.

Una vez más la menor de las Williams mantuvo su tradición de estar en la segunda semana del Abierto, a la que sólo faltó en una ocasión en la 12 participaciones que ha tenido como profesional.

Serena sólo perdió en la tercera ronda en 1998 y no jugó el torneo por lesión en el 2003 y 2010 mientras se recuperaba de problemas de salud.

El partido tuvo dos fases muy diferentes, cuando la tenista rusa mantuvo su saque hasta que lo perdió en el noveno juego y luego en el segundo que desapareció por completo de la pista del Arthur Ashe Stadium, donde Williams dio toda una exhibición de poder físico.

Como ya es habitual en el juego de Serena, su protagonismo fue completo tanto con los golpes ganadores, que fueron 19, como con los 14 errores no forzados, para llegar a octavos con sólo 12 juegos cedidos.

"El primer set mi tenis no fue el mejor con los errores que cometí, pero en el segundo todo cambió y conseguí la victoria que me hace sentir feliz por llevar de nuevo a la segunda semana de competición en el Abierto", declaró. "Nueva York me hace feliz y tengo una gran ilusión por alcanzar el gran objetivo del título".

La tricampeona del Abierto (1999, 2002 y 2008) tendrá como rival en los octavos de final a la checa Andrea Hlavackova, que dio la sorpresa tras ganar por 5-7, 6-4 y 6-4 a la rusa Maria Kirilenko, decimocuarta cabeza de serie.

"Siempre he dicho que no me planteo a la rival que pueda tener, lo único que cuenta es que yo haga mi mejor tenis cuando estoy en el campo", comentó Williams sobre Hlavockova.

Kirilenko comenzó bien el partido, pero de inmediato se vio que Hlavackova, número 82 del mundo, se adaptó mejor al calor y a la humedad para tras perder la primera manga, en las dos siguientes siempre logró los puntos y la rotura de saque decisivas.

Hlavackova, que participa por tercera vez en la competición de individuales dentro del Abierto, no había logrado antes pasar de la segunda ronda.

Por su parte, la polaca Agnieszka Radwanska, segunda cabeza de serie, necesitó una hora y 38 minutos para imponerse por 6-3 y 7-5 a la serbia Jelena Jankovic, en un duelo en el que la rotura del saque fue la nota dominante en el juego de ambas tenistas.

Radwanska lo hizo en seis de las siete oportunidades que tuvo, mientras que Jankovic, trigésima cabeza de serie, consiguió la rotura del servicio de su rival en cuatro de ocho.

La tenista polaca una vez más supo aprovechar el tenis irregular de la veterana Jankovic, que volvió a ser su peor enemiga al cometer nada menos que 37 errores no forzados, mientras que Radwanska al concluir el partido tenía 70 puntos ganados.

Radwanska tendrá como rival en los octavos de final a la italiana Roberta Vinci (20), que confirmó su buen momento de juego por el que atraviesa al vencer 6-2 y 7-5 a la eslovaca Dominika Cibulkova, decimotercera cabeza de serie.

Vinci ya logró su mejor actuación en el Abierto de los Estados Unidos e igualó su récord en Grand Slam, después que en el pasado Wimbledon también alcanzó los octavos de final y ante Radwanska buscará la victoria para llegar por primera vez a los cuartos de uno de los Mayores, que sería su mejor clasificación.

La alemana Angelique Kerber, sexta cabeza de serie, no tuvo tampoco ningún problema en pasar a la segunda semana de competición al derrotar 6-1 y 6-2 a la búlgara Olga Govortsova y tendrá como rival en los octavos de final a otra italiana Sara Errani que se impuso por 6-1 y 6-1 a la rusa Olga Puchkova.

Mientras que la búlgara Tsvetana Pironkova acabó con Silvia Soler Espinosa, la última representante del tenis español en la competición individual femenina, que perdió por 6-1, 6-7 (3-7) y 6-3.

Soler Espinosa, la número 58 del mundo, volvió a caer por segundo año consecutivo en la tercera ronda del Abierto de Estados Unidos, que son sus mejores clasificaciones en los torneos Mayores.

La rival de Pirkonkova será la ganadora del partido que esta noche disputan la estadounidense Sloane Stephens contra la serbia Ana Ivanovic, duodécima cabeza de serie.