Samsung acusó el sábado a Apple de recurrir a los tribunales para limitar las opciones de los consumidores después de que la empresa fabricante del iPhone dijo que intenta prohibir la venta de los teléfonos inteligentes Galaxy S III en Estados Unidos.

Tras obtener 1.000 millones de dólares en una corte en un litigio contra Samsung Electronics Co, Apple Inc., en un caso independiente, pidió el viernes a un tribunal federal en San José, California, que agregue otros cuatro productos en una lista de bienes de Samsung que Apple sostiene infringen sus patentes.

La nueva lista de 21 productos incluye el emblemático teléfono inteligente Galaxy S III de Samsung y el Galaxy Note, otro popular teléfono Android. Si la corte falla que esos productos violan las patentes de Apple, y dañan irreparablemente a la empresa estadounidense, podría prohibir temporalmente su venta en el mercado estadounidense incluso antes de que comience el juicio.

La más reciente denuncia forma parte de la épica lucha en 10 países sobre patentes e innovaciones en uno de los sectores más lucrativos de los productos electrónicos de consumo.

Donde hay más en juego es en Estados Unidos, el mayor mercado de teléfonos inteligentes del mundo en el 2011. El mes pasado, un jurado de San José falló que Samsung copió las innovaciones del diseño de Apple y Samsung fue condenada a pagar a Apple 1.050 millones de dólares. Samsung prometió apelar el fallo y de ser necesario acudir a la Corte Suprema de Estados Unidos.

El sábado, Samsung denunció los intentos de Apple de impedir la venta del S III, que en julio alcanzó la marca global de los 10 millones, a menos de tres meses de su aparición en el mercado.

"Apple sigue recurriendo a los tribunales con respecto a la competencia del mercado en un esfuerzo por limitar las opciones de los consumidores", dijo Samsung en una declaración. "Tomaremos las medidas necesarias para asegurar la disponibilidad de nuestros innovadores productos en los Estados Unidos", agregó.