Unas 5.000 personas murieron en la guerra civil en Siria durante agosto, la cifra más alta que se ha reportado en los 17 meses de violencia, debido a que el régimen del presidente Bashar Assad lanzó por primera vez una cruzada aérea contra la revuelta, denunciaron el domingo grupos activistas.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) indicó que tan sólo la semana pasada fallecieron 1.600 personas, la mayor cifra semanal que se ha registrado desde el inicio de la violencia.

"El mes pasado atestiguamos grandes masacres y que el régimen está efectuando extensas operaciones para tratar de aplastar la sublevación", declaró Omar Idilbi, un activista con sede en El Cairo y que forma parte de los Comités de Coordinación Local. "La violencia de agosto no tiene precedente".

Agregó que el uso de la fuerza aérea y de artillería está detrás del aumento en las bajas.

La guerra civil tuvo un punto de inflexión importe en agosto, cuando las fuerzas de Assad comenzaron a lanzar ataques aéreos por primera vez para tratar de apaciguar la revuelta. Los combates también llegaron a Alepo, la ciudad más grande de Siria y que había estado en relativa calma desde que comenzó la violencia en marzo de 2011.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, informó que 5.440 personas, entre ellas 4.114 civiles, murieron en agosto. Los Comités de Coordinación Local ponen la cifra en 4.933.

Ambas asociaciones informaron que más de 100 personas murieron en Siria el domingo y han reportado entre 100 y 250 fallecimientos por día la última semana.

La revuelta en Siria ha sido la más sangrienta de la revolución en el mundo árabe en la que ya han sido derrocados líderes autoritarios que llevaban mucho tiempo en el poder en Egipto, Túnez, Yemen y Libia.

Por otra parte, el Observatorio indicó que desde el inicio de la violencia, 26.000 personas han muerto, incluyendo 18.500 civiles. Los Comités — que no cuentan a los integrantes del ejército que mueren — calculan que han sido más de 23.000 civiles.

El jueves, la organización Human Rights Watch informó que las fuerzas del gobierno mataron a centenares de civiles en las últimas tres semanas, bombardeando al menos 10 áreas donde estaban formados para comprar pan cerca y alrededor de Alepo.

La semana pasada, los activistas reportaron que entre 300 y 600 personas murieron en el suburbio de Daraya, en Damasco.

"La razón detrás de la gran cifra de muertes son las operaciones militares, bombardeos, enfrentamientos y operativos aéreos", declaró Rami Abdul-Rahman, que encabeza el Observatorio.

___

El periodista de The Associated Press Albert Aji en Damasco colaboró a este despacho.