El presidente mexicano Felipe Calderón entregó su último informe de gobierno, en el que dice que deja México con los cimientos para una seguridad "auténtica y duradera".

El reporte, entregado el sábado al Congreso por el Secretario de Gobernación Alejandro Poire, agregó que México tiene una economía fuerte y en crecimiento a pesar del difícil entorno financiero mundial.

Calderón, que entregará el poder al presidente electo Enrique Peña Nieto el 1 de diciembre, planea dar un mensaje el lunes con base en el informe de labores.

El mandatario afirmó en su informe que México ha realizado la inversión más grande en su historia en materia de seguridad durante sus seis años de gobierno, lo que permitió depurar de malos elementos a la Policía federal y avanzar en los mismos esfuerzos a nivel local. Calderón dijo que además reformó leyes para coordinar de mejor manera las operaciones de seguridad.

"Hoy se cuenta con mejores leyes, con instituciones federales de seguridad y justicia modernas, capacitadas y mejor equipadas y un tejido social en proceso de reconstrucción en las regiones con mayor violencia y rezago social", dijo Calderón. "El esfuerzo realizado permitió construir los cimientos de una seguridad auténtica y duradera".

Calderón elogió la transformación de la Policía federal, que dice creció de 6.000 a 36.000 agentes durante su gobierno, incluyendo 7.000 graduados universitarios que se sumaron a la fuerza.

Sin embargo, el presidente dijo que aún queda mucho por hacer para mejorar la seguridad en el país.

"El día que tengamos policías y ministerios públicos confiables, jueces confiables en cada una de las entidades federativas de la república, ese día estará ganada la batalla por la seguridad de los mexicanos", escribió Calderón.

La corrupción es generalizada en las fuerzas de policía locales de México. Miles de agentes, incluidas fuerzas municipales completas, han sido despedidos, detenidos o puestos bajo investigación por presuntamente ayudar a las bandas de narcotraficantes.

Calderón lanzó una ofensiva armada contra los narcotraficantes cuando asumió la presidencia en diciembre de 2006 e hizo de esa batalla su prioridad central. Más de 47.000 personas han muerto por la violencia relacionada con el narcotráfico desde entonces hasta septiembre de 2011, la última vez que el gobierno publicó cifras.

De los 37 criminales más buscados, 22 han sido capturados o muertos, dijo el reporte. Y el gobierno debilitó a las pandillas criminales al confiscar 14.500 millones de dólares en bienes, incluyendo 1.000 millones en efectivo.

Las autoridades han confiscado más de 114 toneladas métricas de cocaína, 11.000 toneladas métricas de marihuana y 75 toneladas métricas de metanfetaminas desde 2006, además de 154.000 armas, dijo el reporte.

El informe de Calderón dijo que la economía mexicana está en una fase de crecimiento gracias a responsabilidad en las finanzas públicas y que las inversiones directas extranjeras totalizaron 126.000 dólares durante su gobierno.

Añadió que eso "refleja el creciente dinamismo y competitividad de nuestra economía".

También el sábado, unos 3.000 miembros de un movimiento estudiantil llamado "Yo soy 132", que surgió antes de los comicios del 1 de julio para oponerse a violaciones electorales, marcharon hacia el congreso y leyeron su contrarreporte sobre los seis años de gobierno de Calderón.

"Seis años han pasado desde que Felipe Calderón tomó posesión, seis años de mentiras y promesas falsas", dijeron. "Seis años en los que año con año hemos visto a un presidente cobarde hablando de valentía mientras nosotros, la sociedad ponemos los muertos, los desplazados, los secuestrados, los vejados por las autoridades".