La Federación Latinoamericana de Periodistas (Felap) celebra desde hoy y hasta mañana su XI Congreso en Caracas con las "alarmantes" amenazas a la vida de los profesionales en la región y la "comunicación en disputa" como ejes centrales de la reunión.

El presidente de la Felap, Juan Carlos Camaño, indicó a Efe que estos son los dos temas que discutirán las comitivas de los 16 países que integran la federación, a la que hoy se integraron la plataforma de periodistas de Venezuela, una asociación de periodistas uruguayos y el círculo de periodistas de Santiago de Chile.

"Son ejes que entendemos son principalísimos en esta etapa por las características en que se está desarrollando la profesión periodística en nuestros países", dijo Camaño.

Para el comunicador argentino, la persecución y amenazas a los periodistas se han convertido en situaciones "realmente alarmantes, más que preocupantes y absolutamente repudiables".

"Hay matanzas en el caso de México, de Honduras o Colombia. Son tres países que permanentemente se está persiguiendo, amenazando y matando a periodistas", aseguró.

Camaño señaló que en México han muerto más de cien periodistas en los últimos doce años, mientras que en Honduras, "probablemente el país más castigado" por esta situación, hay "claramente una persecución política" a los comunicadores desde el golpe de Estado que derrocó en 2009 al entonces presidente, Manuel Zelaya.

Aseveró, además, que la "total impunidad de esos crímenes, los realimenta".

El presidente de la Felap explicó que en este XI Congreso también se tratará la "comunicación en disputa" que existe, desde el punto de vista de la federación, entre los grandes grupos mediáticos y los Gobiernos "que han surgido las últimas dos décadas en la región y que han asumido altas responsabilidades de integración (...) o un nuevo enfoque de tratamiento de los problemas sociales".

Apuntó, no obstante, que las relaciones son actualmente "más saludables" que hace un tiempo gracias al resurgimiento de la "comunicación alternativa y popular".

Camaño resaltó, asimismo, el "reencuentro histórico" de Venezuela al organismo, del que fue cofundador, después de que el Colegio Nacional de Periodistas de este país fuera expulsado del organismo por el apoyo al golpe de Estado que derrocó brevemente al presidente, Hugo Chávez, en abril de 2002.

Por su parte, el ministro de Comunicación venezolano, Andrés Izarra, aseguró que el ascenso de las "democracias populares" en América Latina han dado a la Felap "nuevos aires y nueva fuerza".

Izarra consideró que la federación regional debe servir para "hacer de la comunicación un bastión para unir esta región para siempre".

Fundada en 1976, la Felap es una organización no gubernamental asociada a la Unesco que representa a más de 80.000 periodistas latinoamericanos.