La OEA anunció el sábado la creación de un comité técnico para coordinar acciones de prevención de violencia, mejoras en las condiciones carcelarias y la reinserción de pandilleros salvadoreños a la sociedad.

El secretario de seguridad multidimensional de la Organización de los Estados Americanos, Adam Blackwell, informó que el denominado Comité Técnico de Coordinación incluirá a miembros del sector privado de El Salvador, a representantes de la OEA y a miembros del Comité Humanitario de ese organismo hemisférico.

La iniciativa surgió a través de la Fundación Trust for the Americas, una filial de la OEA que "ha realizado acercamientos a fin de gestionar el apoyo del sector privado" salvadoreño.

"La OEA considera que ha llegado el momento de formalizar y concretar el apoyo de toda la sociedad salvadoreña al proceso", señaló el funcionario.

Blackwell hizo el anuncio en una rueda de prensa en el marco de una breve visita al país para verificar una tregua entre las pandillas rivales Mara Salvatrucha y La 18. Dicho cese de hostilidades, anunciado en julio pasado, incluyó como gesto de buena voluntad la entrega de armas de parte de pandilleros ante la presencia de José Miguel Insulza, secretario general de la OEA.

La tregua fue anunciada por los líderes pandilleros, que están recluidos en diferentes cárceles del país y han pedido mejoras en las condiciones de vida de esos recintos.

Blackwell dijo que la OEA propone implementar un plan "que incluya tanto acciones inmediatas que contribuyan a mejorar las condiciones de reclusión en las cárceles salvadoreñas, como trabajar en una iniciativa de mediano y largo plazo que contenga programas de prevención, fortalecimiento del sistema judicial y descongestión del mismo".

"También se promoverán iniciativas de reinserción de los criminales que hubiesen cumplido sus condenas y atención a víctimas de la violencia, entre otros", señaló el enviado del organismo continental.

Blackwell aclaro que "la OEA es enfática en expresar que el proceso no busca legitimar la acción de grupos criminales ni otorgar amnistía o reconocimiento político a los mismos, sino principalmente mejorar las condiciones carcelarias y buscar alternativas que lleven al fin de la violencia generada por las pandillas, dentro y fuera de las cárceles".