El senador uruguayo Pedro Bordaberry, líder del opositor Partido Colorado, pidió en declaraciones difundidas hoy que se retrase para el próximo año la aprobación de un polémico acuerdo tributario con Argentina, firmado hace cinco meses, debido a las actuales discrepancias entre ambos Gobiernos.

Bordaberry, durante un encuentro con empresarios del sector turístico, afirmó que si se completa la aprobación del convenio será "responsabilidad del Gobierno" porque el Partido Colorado "pidió que se postergue".

El senador dijo que "no es el momento" para acordar con Argentina, "porque son muchos los encontronazos" entre ambos países.

El líder opositor se refirió a las trabas dispuestas por la Administración de la presidenta Cristina Fernández que afectan las exportaciones uruguayas y el ingreso de turistas argentinos a Uruguay.

Recordó, además, las resistencias de las autoridades argentinas para el dragado del canal Martín García en el Río de la Plata, de administración compartida, y la negativa del vecino país a difundir los análisis de impacto ambiental de la planta de celulosa de la finlandesa UPM cuya construcción en Uruguay generó el peor conflicto en décadas entre ambos países.

El Gobierno argentino "no recorre caminos certeros" y por ello el intercambio de información tributaria "debe quedar para el año que viene", afirmó Bordaberry, que fue el candidato a la presidencia del Partido Colorado en las últimas elecciones.

Las autoridades argentinas están muy interesadas en que el acuerdo se ponga en práctica los antes posible.

El Gobierno argentino oficializó hace una semana el convenio con su publicación en el Boletín Oficial, pero en Uruguay todavía tiene que ser analizado y aprobado por el Parlamento.

La gobernante coalición de izquierda Frente Amplio tiene la mayoría en ambas cámaras lo que le asegura el respaldo, pero incluso legisladores oficialistas criticaron el acuerdo y expresaron dudas sobre la conveniencia de aprobarlo en medio de las actuales discrepancias.

El convenio permitirá intercambiar datos fiscales sobre el origen y la naturaleza de las inversiones, las acciones, plazos fijos, propiedades y otros activos de argentinos como uruguayos en cada uno de los países.

El acuerdo supone la supresión, en determinados casos, del secreto bancario, al que ya no se podrán amparar los argentinos que decidieron invertir o guardar sus ahorros en el sistema financiero uruguayo.

Según un estudio publicado por el diario local El Observador, durante el último año ingresaron al sistema financiero uruguayo 114,4 millones de dólares, de los cuales el 75 % correspondió a argentinos.