El tenista argentino Leonardo Mayer afronta la tercera ronda del Abierto de Estados Unidos contra su compatriota y amigo de la infancia Juan Martín del Potro, tras sufrir este viernes una deshidratación al término de su partido contra el español Tommy Robredo de la que ya está "recuperado".

"Ya estoy bastante bien, aunque aún tengo alguna molestia en la espalda y el hombro, pero ayer estuve en el hospital hasta las 23:30 porque, cuando acabó el partido, me contracturé y estuve tres horas con calambres y no aguantaba", relató hoy Mayer tras concluir un partido de dobles junto al también argentino Carlos Berlocq.

A pesar de que ambos se retiraron en el primer set "por el calor" y porque empezaron a sentir "molestias musculares", Mayer aseguró que ya está "recuperado" de su episodio de deshidratación, que achacó a "los nervios, el calor, y el propio partido", y por el que tuvo que ser ingresado.

El tenista, de 25 años y que ocupa el puesto 63 en la clasificación ATP, reconoció que sintió "miedo", porque no le había "pasado nunca", y que, aunque acabó el partido contra Robredo "muy contento", el contratiempo le "amargó", pero que ahora se encuentra "feliz de estar caminando".

"Ahora sólo tengo que tomar agua, comer bien, y lo bueno de la deshidratación es que, cuanto más tiempo pasa, más recuperado estás, y, además, como los tenistas tenemos el músculo entrenado, se nos pasa más rápido que a los demás", explicó Mayer.

Por ello, encara el duelo contra Del Potro "tranquilo" y vaticinando que "va a ser un lindo partido" en el que va a "disfrutar".

Sin embargo, admitió que será "difícil" enfrentarse a su compatriota, con quien comparte una amistad desde los once años.

"Hubiera sido mejor que no jugáramos el uno contra el otro, porque así dos argentinos tendrían la posibilidad de llegar más lejos en el torneo, pero, por lo menos, uno estará en octavos", argumentó.

Mayer recordó que sólo se han batido en la pista una vez, en categoría Juniors, y que, en esa ocasión, Del Potro le venció, así como que han entrenado juntos multitud de veces, pero que nunca se han "enfrentado en profesionales".

El deportista declaró que ha hablado con Del Potro y que éste se ha interesado por su estado de salud, pero que "un día antes de jugar es mejor no dar demasiadas pistas de cómo está uno".