La secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, que inició hoy una gira por el Pacífico, llegará a la Cumbre de la APEC dispuesta a impulsar prioridades comerciales como el acuerdo TPP, pero con un desacuerdo clave con Rusia y con la crisis en Europa como trasfondo ineludible.

Clinton estará hoy y mañana en las Islas Cook, donde se reunirá con los participantes en el Foro de Islas del Pacífico Sur, y el próximo lunes viajará a Yakarta.

La secretaria de Estado de EE.UU. proseguirá los próximos días 4 y 5 en China su gira por Asia, el día 6 viajará a Timor Oriental y el día 7 estará en Brunei.

Con el presidente estadounidense, Barack Obama, centrado en la campaña electoral y la Convención Demócrata que le confirmará como candidato a la reelección, Clinton será la principal representante del país en la Cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), que se celebrará en Vladivostok (Rusia) los próximos días 8 y 9.

La agenda estadounidense en la cita consiste en avanzar sobre la base de la Cumbre del año pasado en Honolulu (EEUU), aunque también en tratar de superar las divergencias con Rusia y China sobre los requisitos de contenido local de los productos extranjeros fabricados en sus países.

Estados Unidos ve esas exigencias como una "distorsión para el comercio y las cadenas de abastecimiento mundiales", y buscará en la APEC "tomar un papel de liderazgo para enfrentar esas medidas y ver cómo podemos disuadir a los países de usarlas", dijo a periodistas un alto funcionario de la oficina de Comercio Exterior.

Rusia apoya esas medidas y logró preservarlas en su negociación de acceso a la Organización Mundial de Comercio (OMC), pese a lo cual Estados Unidos confía en "encontrar una forma de trabajar con ellos" sobre el asunto, añadió el funcionario, que pidió el anonimato.

Además, Estados Unidos buscará "sinergias" entre la APEC y el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP), que celebrará una reunión ministerial al margen de la cumbre.

Ese foro cuenta actualmente con nueve miembros negociadores: Australia, Brunei, Chile, Malasia, Nueva Zelanda, Singapur, EE.UU., Perú y Vietnam, y la Casa Blanca invitó en julio a México a participar en la alianza, a la que también quiere ingresar Colombia.

"La diferencia fundamental entre los foros es que APEC se trata de compromisos voluntarios y el TPP contempla compromisos vinculantes", explicó el funcionario, que definió al primer foro como un "incubador" del segundo.

Según los expertos, el TPP representaría la mayor zona de crecimiento potencial del mundo en una década, aunque aún excluye a dos de las mayores economías, Rusia y China.

Además, Estados Unidos buscará cooperación ante la sequía que ha afectado a su país y ha repercutido en el alza del precio de los alimentos, y presentará una lista de productos "verdes" a los que deben aplicarse aranceles de menos del 5 %, según lo acordado en la cumbre del año pasado.

La presión para que China permita una mayor apreciación de su moneda y la necesidad de estabilizar la situación en la zona euro formarán también parte de la agenda estadounidense, según indicó esta semana la subsecretaria para Asuntos Internacionales del Tesoro, Lael Brainard.

"La crisis en Europa solo refuerza el imperativo de que las dinámicas economías emergentes de la región del Asia-Pacífico jueguen un papel más preponderante en la revitalización económica mundial", dijo a periodistas Brainard, que representó a EEUU en la reunión de ministros de Economía previa a la APEC el jueves.

Clinton no llegará a Vladivostok hasta el día 8, y hasta entonces EEUU estará representado por Brainard, el subsecretario de Estado para Asuntos Económicos, Robert Hormats y el representante adjunto para Comercio Exterior de EEUU, Demetrios Marantis.

Pese al carácter económico y comercial de APEC, la tensión política entre China y Japón en torno a las islas Senkaku (también conocidas como Diaoyu) promete acaparar atención en la Cumbre e incluso dificultar las negociaciones, aunque Estados Unidos insiste en su posición neutral en el conflicto.