La Marina de Guerra de Guinea recorre la costa frente a Conakry, capital del país, buscando a cerca de 36 personas desaparecidas tras el naufragio de una embarcación sobrecargada en medio de un clima inclemente.

El viernes, funcionarios recuperaron ocho cadáveres, de seis mujeres y dos niños.

Un médico forense de la morgue municipal permitió a un reportero de The Associated Press mirar los cuerpos sin vida y señaló que varios de éstos tenían rastros de sangre saliendo de la nariz, una señal, dijo, de que los pulmones habían estallado.

Raphael Bangoura, comandante del puerto de Bolbinet — donde ocurrió el accidente — dijo el sábado que cerca de 65 personas estaba a bordo de la canoa y que 21 de ellas habían sido rescatadas.

Contabilizando los ocho muertos, agregó, significa que alrededor de 36 personas podrían estar aún en el agua.