El juicio contra el presentador y director de la cadena de televisión "El Farain", Taufiq Okasha, acusado de insultar al presidente egipcio, Mohamed Mursi, comenzó hoy en un tribunal de El Cairo, informó a Efe una fuente judicial.

La fuente explicó que el periodista estuvo presente durante la sesión en la sede de la corte penal del sur de la capital, donde se concentraron simpatizantes de Okasha que corearon consignas en solidaridad con él.

El tribunal decidió retrasar la vista hasta el próximo 3 de octubre, indicó la fuente.

La agencia de noticias estatal egipcia, Mena, explicó que el presidente de esa corte, el juez Husein Abdel Jaleq, tomó esa decisión tras una petición de los abogados de la defensa para informarse, preparar y estudiar el caso.

El pasado 10 de agosto, el canal "El Farain" suspendió temporalmente sus emisiones por orden de las autoridades y tras una demanda del Partido Libertad y Justicia (PLJ), brazo político de los Hermanos Musulmanes, y del que Mursi fue presidente hasta que renunció a su militancia cuando fue elegido jefe de Estado.

El controvertido Okasha, que presentaba un popular programa en la citada televisión por satélite, es un férreo defensor del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, que dirigió la transición política hasta la llegada al poder de Mursi a finales de junio pasado.

El presentador, que se posicionó en las elecciones que ganó Mursi a favor de su contrincante, el general retirado Ahmed Shafiq, ha sido especialmente crítico con los islamistas y con la revolución que obligó a renunciar al presidente Hosni Mubarak en febrero de 2011.

El pasado 13 de agosto, la Fiscalía General egipcia anunció que el director de "El Farain" y el redactor jefe del periódico opositor Al Dostur, Islam Afifi, debían comparecer ante un tribunal para responder a una acusación por injurias al jefe del Estado.

Fuentes judiciales dijeron a Efe, entonces, que a Okasha se le atribuía un delito contra la seguridad por insultos al mandatario e instigar a su asesinato.

Afifi está acusado, por su parte, de divulgar informaciones falsas que vilipendiaban a Mursi, amenazaban la seguridad pública, desestabilizaban Egipto y aterrorizaban a los ciudadanos. Su juicio comenzó el pasado día 23.