El presidente ecuatoriano Rafael Correa consideró el sábado que el inicio de los diálogos de paz en Colombia es una de las mejores noticias de las últimas décadas en América, al tiempo que exhortó a las FARC a que depongan las armas porque su lucha "ha perdido su razón de ser y no tiene una salida razonable".

En su programa de los sábados transmitido en cadena de radio y televisión, denominado Diálogo con el Presidente, dijo que "es una noticia que debe alegrar a los colombianos, a los ecuatorianos, a los peruanos, a los venezolanos; a toda nuestra América, al mundo entero. Diría que es de las mejores noticias de las últimas décadas en nuestra América".

Recordó que el conflicto armado colombiano es el último "que persiste en un país de la Patria Grande (América hispana), un conflicto armado que lleva cerca de medio siglo, que ya ha perdido su razón de ser, que no tiene una salida razonable... si alguna vez hubo gente que buscó la lucha armada para sacar de la miseria, para lograr justicia... ese objetivo ya no se va lograr, es claro que en el siglo XXI ya no se va a lograr por esa vía (armada)".

El presidente colombiano Juan Manuel Santos manifestó el miércoles que "quiere buscar la paz por encima de estimular la guerra", al tiempo que reveló que se iniciaron "conversaciones exploratorias" con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, aunque no dio a conocer cuándo ni dónde comenzaron esos contactos, quiénes son los delegados de cada bando y si ya hay una agenda de temas para negociar en diálogos dentro o fuera de Colombia.

Correa comentó que recibió información al respecto de la canciller colombiana María Angela Holguín, que le visitó esta semana. No reveló otros detalles.

"Es el momento histórico, oportuno para que las FARC depongan las armas, se integren a la vida política, luchen por la vía democrática si quieren cambiar la realidad colombiana. Es ahora o nunca que se puede lograr la paz en Colombia", expresó el mandatario de Ecuador.

Deseó suerte al pueblo colombiano y afirmó que "ojalá que con estos diálogos se encuentre definitivamente la paz... ojalá estos diálogos resulten finalmente en la paz definitiva para Colombia, en la paz para nuestra América, para la Patria Grande. Adelante y mucha suerte".

Este es un nuevo intento por alcanzar la paz en Colombia. Anteriormente, los diálogos entre una coordinadora de tres distintos grupos guerrilleros y el gobierno de César Gaviria (1990-1994) naufragaron en 1992 por acciones atribuidas a los rebeldes, como el secuestro y posterior muerte en cautiverio de un político.