Dos veces en años sucesivos. Dos situaciones decisivas en la agonía. Los Ravens de Baltimore se han tenido que acostumbrar a irse de vacaciones haciéndose la misma pregunta. ¿Y sí hubiese sido diferente?.

¿Qué hubiese pasado si Billy Cundiff no fallaba ese de gol de campo contra los Patriots en el campeonato de la AFC hace ocho meses, el mismo que hubiese forzado un tiempo extra? ¿Qué si la impenetrable defensa de Baltimore hubiese sabido preservar una cómoda diferencia de 14 puntos ante los odiados Steelers en la ronda divisional un año antes?

En una liga que rara vez ofrece una segunda oportunidad — y mucho menos una tercera — los Ravens siguen persistentes en la búsqueda de otro trofeo Lombardi para acompañar el que su linebacker Ray Lewis les condujo hace una década atrás.

El tiempo se les agota.

Lewis tiene 37 años y se le nota más liviano, pero ya acumula 222 partidos en una de las posiciones más exigentes del fútbol americano.

El safety Ed Reed cumple los 34 años el mes que viene y se ausentó de una mini pretemporada, dando alas a la posibilidad del retiro. El quarterback Joe Flacco entra a su quinta temporada como titular y el running back Ray Rice firmó un contrato a largo plazo que abarcaría sus mejores años.

Si no alcanzan el Super Bowl en Nueva Orléans, los Ravens saben que la palabra decepción definirá su temporada.

Como disco rayado, el técnico John Harbaugh no se cansa de usar la frase "liquidar" en los entrenamientos. Es lo que les ha faltado a los Ravens al encontrarse tan cerca del Super Bowl. Esta puede ser su mejor — y tal vez última — oportunidad de salir como los representantes de una reñida conferencia que se encuentra en plena transición.

Los Steelers comienzan la temporada con la mirada puesta en un séptimo campeonato, pero Pittsburgh ha tenido que reconfigurar mucho el plantel.

Nueva Inglaterra podría ser el único equipo en la liga que sufrió el golpe más duro de la postemporada — peor al de los Ravers — tras ser sorprendido nuevamente por los Giants de Nueva York en el Super Bowl.

Peyton Manning, el viejo némesis del mariscal de campo de los Patriots Tom Brady, dejó Indianápolis para jugar con Denver, donde los Broncos esperan que el cuatro veces jugador más valioso de la NFL esté recuperado de una operación en el cuello y pueda reaparecer en un Super Bowl desde la era de John Elway.

Houston finalmente rompió la supremacía de los Colts en la división Sur, al aprovechar que Manning no pudo actuar en toda la temporada. Los Texas arrancan como el rival a vencer en la división, claro sujeto a que el quarterback Matt Schaub, el running back Arian Foster y el wide receiver Andre Johnson sepan cuidarse de lesiones. Los Texans ganaron su primer partido de playoffs al comando del novato T.J. Yates, pero perdieron ante Baltimore en la fase divisional.

"La clave es no perder la vista a tus objetivos y concentrarte en su trabajo, porque nunca se sabe lo que puede ocurrir", señaló el técnico de los Texans Gary Kubiak.

Un repaso a los equipos en las tres divisiones de la Conferencia:

___

ESTE

Posiblemente, Brady fue a quien más le dolió la caída de Nueva Inglaterra ante los Giants. Luego de otra brillante temporada regular, Brady fue el último jugador en uniforme. La tristeza embargaba al vestuario, luego de escaparse un cuarto título. Con 35 años, no hay mucho margen de tiempo por delante. Mientras Brady sea el líder, los Patriots serán peligrosos con su ataque. La pregunta es si la defensa de Nueva Inglaterra puede mejorar tras quedar en el 31er puesto en yardas permitidas y tras desmoronarse en los últimos minutos ante Eli Manning.

Los Jets de Nueva York fueron un fiasco el año pasado. Marca de 8-8, mientras su quarterback Mark Sánchez lanzaba 18 pases interceptados. Nueva York adquirió a Tim Tebow, apostándole a si el carismático, pero a la vez deficiente quarterback puede causar impacto en el campo y el vestuario. Por ahora, Sánchez es el titular y ha conservado el sentido del humor al decir que se han guardado todos los touchdowns para la campaña regular, luego de una pretemporada en la que no alcanzaron la zona de anotación en tres partidos consecutivos.

Buffalo tuvo un gran arranque un año atrás de la mano del quarterback Ryan Fitzpatrick. Le renovaron el contrato e inmediatamente empezaron a arrepentirse. Los Bills redondearon foja de 2-8 después que Fitzpatrick firmó por seis años y 59 millones de dólares. Los Bills han gastado más para su defensa con el fichaje de Mario Williams.

Los Dolphins comienzan de cero por segunda vez en cinco años. Joe Philbin es el nuevo entrenador y el novato Ryan Tannehill asume como mariscal de campo. Miami trajo al receiver Chad Johnson, pero no duró ni un santiamén al ser dado de baja cuando se vio involucrado en un escándalo de violencia doméstica.

___

NORTE

Lewis bajó de peso con el fin de mantenerse fresco. Flacco es quien ahora cargará más peso. El quarterback que un vez se proclamó el mejor de la liga tendrá que demostrarlo con creces para que Baltimore brille. La defensa echará de menos la presencia del linebacker Terrell Suggs tras un desgarro del talón de Aquiles mientras jugaba un partido recreativo de básquetbol.

Pittsburgh se mantiene como una franquicia estable. Pero no son inmunes a los cambios. Además del retiro del wide receiver Hines Ward y la baja del linebacker James Farrior (cuatro Super Bowls entre los dos), Pittsburgh despidió al coordinador defensivo Bruce Arians y trajo al ex entrenador de Kansas City Todd Haley. El quarterback Ben Roethlisberger afirmó que el ajuste al estilo ofensivo de Haley fue como aprender un nuevo idioma.

El técnico de Cincinnati Marvin Lewis ha logrado llevar al equipo a la postemporada a pesar de diversos obstáculos: el año pasado con el mariscal novato Andy Dalto y el receptor A.J. Green. Pero la consistencia nunca ha sido la característica del equipo: los Bengals han avanzado a la postemporada apenas una vez en campañas consecutivas en su historia.

Los Browns se contentarían con un récord de .500. Dependerán de la combinación de Brandon Weeden, un novato en la posición de quarterback y el running back Trent Richardson, tercera selección del draft.

___

SUR

Los Texans finalmente pudieron clasificarse a los playoffs tras una eternidad de proyectos que no fructificaban. Con tanto talento a disposición, lo previsible es que Houston se mantendrá en la cima de la división.

Tenesí estuvo cerca de darle alcance a los Texans en el último mes de la temporada, pese al flojo desempeño del running back Chris Johnson. Los Titans esperan no perderle la pisada a Houston con el ágil quarterback Jake Locker, ahora en su segundo año en la liga.

La confianza de los Colts en el quarterback Andrew Luck es tan ciega que decidieron hacer borrón y cuenta nueva. Manning se fue, al igual que el grupo de coordinadores que llevó al equipo al Super Bowl de 2010. Luck lució bien en la pretemporada.

El dueño de los Jaguars Shahid Khan es un genio de la mercadotecnia y ambiciona revivir a los Jaguars. ¿Su plan? Que el equipo se comprometa a disputar cuatro partidos de "local" en Londres, uno al año a partir de 2013.

__

OESTE

Norv Turner se las arregla para mantenerse como entrenador de San Diego, pese a que los resultados no le acompañan. Los Chargers rindieron muy por debajo de las expectativas el año pasado, afectados por lesiones. Tim Tebow los dejó fuera de los playoffs. Philip Rivers trató de cargarse al equipo, pero todo le salió mal con una cifra récord personal de 20 pases interceptados. El regreso del tight end Antonio Gates debe poner orde. San Diego reforzó la defensa, un rubro que lo necesitaba, al adquirir al linebacker Jarret Johnson y usar su tres selecciones de drafts en jugadores defensivos.

Kansas City se derrumbó tras acudir a los playoffs en 2010. La culpa se debió a las lesiones. El running back Jamaal Charles, el quarterback Matt Cassel, el safety Eric Berry y el tight end Tony Moeaki están recuperados. Romeo Crennel es el nuevo entrenado y su personalidad introvertida es lo opuesto a su predecesor Haley. Los Chiefs también se pueden beneficiar de una programación relativamente favorable en la segunda mitad.

Va a tomar tiempo acostumbrarse ver a Manning con el uniforme de color naranja y azul. Manning se sintió tan confiado del potencial de Denver que rechazó las ofertas de otros equipos. El cambio de quarterback — de Tebow a Manning — es uno de los más dramáticos en la historia reciente. Los Broncos tendrán que adaptarse con premura para ser protagonistas en una complicada división.

Los Raiders de Oakland están tan confiados en la condición física de Darren McFadden que dejaron ir al efectivo suplente Michael Bush a Chicago. El nuevo entrenador Dennis Allen ha tratado de imponer disciplina en una equipo que tradicionalmente hace omiso de esa virtud. El quarterback Carson Palmer logró marca de 4-5 como titular, pero no tuvo a McFadden para los acarreos. La defensa fue poco fiable en 2011. Palmer tendrá que soltar muchos pases, pero los Raiders no han tenido una wide receiver de jerarquía desde Randy Moss.

___

PRONÓSTICO:

ESTE

1) Nueva Inglaterra

2) Nueva York/Jets

3) Miami

4) Buffalo

NORTE

1) Baltimore

2) Pittsburgh

3) Cincinnati

4) Cleveland

SUR

1) Houston

2) Tenesí

3) Indianápolis

4) Jacksonville

OESTE

1) San Diego

2) Denver

3) Kansas City

4) Oakland