La activista de los derechos civiles Dolores Huertas instó hoy a los hispanos de Carolina del Norte (EE.UU.) a que se inscriban, voten y apoyen al presidente Barack Obama para "marcar la diferencia" en las elecciones de noviembre.

"Sabemos que la última elección la ganó el presidente en este estado por los latinos", dijo Huerta en una entrevista con Efe. "Si salimos a apoyarlo otra vez, junto a las mujeres, jóvenes y los afroamericanos, volveremos a ganar".

Huerta, cofundadora de la Unión de Campesinos con el líder César Chávez, participó hoy de una jornada de inscripción de votantes en Charlotte, organizada por Latinos por Obama, en la que estuvo acompañada del animador de televisión, Raúl de Molina, de la cadena Univisión.

Charlotte será escenario, la semana próxima, de la Convención Nacional Demócrata en la cual se hará oficial la candidatura del presidente Barack Obama para la reelección.

Según cifras de la Junta Electoral de Carolina del Norte, hay 91.554 hispanos inscritos para sufragar en noviembre, pero un estudio reciente de la organización sin afiliación política, Democracy North Carolina, estimó que hasta 100.000 pueden registrarse.

"Necesitamos organizarnos para educar a la gente sobre la importancia que tiene nuestro voto, no hay que quedarse en casa y tener miedo, a Carolina del Norte la veo como California años atrás, que los latinos decidían elecciones", enfatizó Huerta, condecorada por Obama con la Medalla de la Libertad.

Por su parte, De Molina, de origen cubano, reafirmó su apoyo a Obama, por quien votó en 2008 y piensa hacerlo de nuevo en noviembre porque, dijo, "es el único candidato que ha respaldado a la comunidad indocumentada".

"Los latinos primero debemos inscribirnos y sufragar en nombre de los que no lo pueden hacerlo, la gente que no tiene papeles, y sobre todo, los jóvenes soñadores para que cumplan su sueño americano", enfatizó el carismático animador del "Gordo y la Flaca".

De Molina contó que conoce de primera mano los costos de atención médica tras sufrir un cáncer del cual sobrevivió y considera que la reforma de salud impulsada por Obama beneficia a la gente que no tiene cobertura.

"Una operación como la que me hicieron a mí costó 200.000 dólares que es el precio de una casa, el sueño americano", apuntó.

Marcela Cortez, de 25 años, que acaba de llegar a Charlotte procedente de Nueva York, aprovechó la ocasión y se registró.

"Estamos viviendo momentos cruciales en este país y nosotros como hispanos y ciudadanos, debemos cumplir con nuestro deber y sufragar", apuntó a EFE.

av/jab/cav