El abogado Carlo Fusco ha renunciado a continuar defendiendo a Paolo Gabriele, mayordomo del papa Benedicto XVI y que será juzgado en Vaticano este otoño, por haber robado documentos confidenciales que fueron posteriormente divulgados.

Los medios de comunicación italianos publican hoy que Fusco decidió abandonar la defensa alegando "divergencias sobre la estrategia defensiva de cara al juicio".

Asimismo agregó que también la otra abogada de Gabriele, Cristiana Arru, está evaluando si abandonar a su cliente.

"Con Gabriele llegamos al acuerdo de que era mejor que dejase su defensa", dijo Fusco, abogado de la Sacra Rota y laico consagrado (es decir que mantiene los votos de obediencia, castidad y pobreza) al movimiento católico de Los Focolares.

Fusco no dio mas detalles sobre su decisión, alegando que "comprometería" la labor de su sucesor, y aseguró que continuará la amistad que le une con Gabriele desde que eran jóvenes.

El abogado en una rueda de prensa había manifestado que Gabriele sustrajo la documentación y la entregó al periodista Gian Luigi Nuzzi que la publicó en el libro "Sua Santitá" en "buena fe" y "por el bien de la Iglesia" y "ayudar al Papa" aunque "de una manera equivocada".

Posteriormente en la sentencia, por la que se envío a juicio al mayordomo de Benedicto XVI por "robo agravado" y del empleado de la Secretaría de Estado del Vaticano Claudio Sciarpelletti por "encubrimiento", se supo que en posesión de Gabriele además de documentos había un cheque de 100.000 euros que había sido enviado al papa proveniente de la Universidad Católica San Antonio de Murcia (España).

Gabriele, de 46 años, fue arrestado el 23 de mayo tras encontrar la Policía documentos papales en su casa en la Ciudad del Vaticano y estuvo recluido en un centro de detención hasta el 21 de julio, cuando se le concedió el arresto domiciliario.

El escándalo de las filtraciones de documentos reservados de la Santa Sede se desató a principios de año, cuando una televisión italiana sacó a la luz unas cartas enviadas a Benedicto XVI por el nuncio en EEUU, Carlo María Viganò, en las que denunciaba la "corrupción, prevaricación y mala gestión" en la administración vaticana.

El 19 de mayo pasado se publicó el libro "Sua Santità", de Gian Luigi Nuzzi, con un centenar de nuevos documentos filtrados desde el Vaticano que desvelan supuestas tramas e intrigas en el pequeño Estado, y poco después fue detenido Gabriele.

Hasta ahora, solo Gabriele y Sciarpelletti afrontarán un juicio por este caso, pero la prensa italiana desde hace días afirma, aunque Vaticano no ha confirmado, que hay cerca de 20 personas que estarían siendo investigadas.