Normalmente los únicos vehículos que transitan por la Ruta 15 son camiones desvencijados que transportan cereales, granos de café y aceite de cocina a través de las montañas de la frontera entre Nicaragua y Honduras.

En una mañana reciente, el tráfico por esta larga carretera de dos carriles incluía seis camionetas con la identificación de la cadena televisiva en español más grande del mundo, que transportaba a 18 mexicanos con identificaciones de prensa, cámaras de video de alta definición, micrófonos y un disco satelital.

La policía nicaragüense los estaba esperando. Actuando en base a datos de un informante anónimo de Honduras, los agentes pararon las camionetas y tras dos días de investigaciones determinaron que sus ocupantes eran impostores que se hacían pasar por empleados de la división de noticias de Televisa. Escondidos detrás de los tableros y pantallas de las tres camionetas, los agentes encontraron 23 bolsos con 9,2 millones de dólares en efectivo.

La operación del 20 de agosto reflejó la importancia que ha adquirido Nicaragua como escala en el transporte de las drogas desde Sudamérica hacia Estados Unidos, a través de los carteles mexicanos. También indicó que los traficantes apelan a métodos cada vez más creativos para transportar las ganancias desde Estados Unidos ahora que hay más control de las transferencias bancarias sospechosas y de otras formas relativamente sencillas de mover el dinero.

"Este es un caso muy particular. Ha sido objeto de atención, de análisis del modo de operar del crimen organizado", expresó el portavoz de la policía nacional de Nicaragua, comisionado mayor Fernando Borge.

"Estamos claros de que el crimen organizado es poderoso, que tiene muchos recursos y que va a intentar todas las distintas formas de pasar por el territorio nacional", agregó.

La policía de Nicaragua dice que el dinero estaba destinado a Costa Rica, donde los periodistas falsos debían pagar por un cargamento de drogas que había sido enviado a Estados Unidos.

Las autoridades no han dicho qué cartel empleó a una mujer y 17 hombres, la mayoría de ellos veinteañeros y treintañeros y con residencia en la Ciudad de México o sus alrededores. El testimonio de personas interrogadas en el sonado juicio en Nicaragua dicen que este país y Costa Rica son escalas que usa el cartel de Sinaloa, una de las dos organizaciones delictivas más poderosas de México, para transportar drogas de Sudamérica a Estados Unidos.

Los sospechosos fueron acusados de tráfico de drogas durante una audiencia ante la corte el viernes. De antemano enfrentan cargos de lavado de dinero y delincuencia organizada.

Las autoridades costarricenses dijeron que la mujer arrestada, Raquel Alatorre, de 30 años y quien se cree lideraba el grupo, había ido a Costa Rica desde Nicaragua al menos 15 veces desde el 2006, aunque no está claro si participó en caravanas de este tipo en el pasado.

"No los estábamos investigando. Nos faltó sagacidad", expresó el viceministro tico de seguridad Celso Gamboa.

El Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas de Nicaragua, que lleva la cuenta del dinero confiscado a supuestos narcotraficantes, dice que en total se han recuperado unos 40 millones de dólares en efectivo en los últimos siete años, incluidos 7 millones en lo que va del 2012.

"Generalmente el narcotráfico no opera de esa manera. No es esa la modalidad común", declaró Roberto Orozco, investigador del Instituto. "Sin embargo es posible nuevas modalidades cambiantes. Puede ser que se estén disfrazando de periodistas, de funcionarios públicos y periodistas".

Las camionetas Chevy Express del 2011 confiscadas --cinco blancas y una amarilla y azul-- tenían el logo anaranjado de Televisa, el cual había sido bordado asimismo en las placas de prensa de los individuos y en sus micrófonos. Los fiscales nicaragüenses dicen que la policía recibió una llamada anónima el día previo, de un individuo que se encontraba en Honduras, que dijo que había escuchado al grupo hablando sospechosamente sobre su viaje a Nicaragua.

Fue así que 13 agentes aguardaron al sur del cruce fronterizo y detuvieron a la caravana del lado nicaragüense.

Los individuos se contradijeron al explicar las notas que pensaban cubrir en Nicaragua. Algunos dijeron que harían un reportaje sobre turismo y otros sobre la delincuencia.

La prensa local dice que, según fuentes oficiales que no identifica, los periodistas falsos afirmaron que pensaban cubrir el juicio de un nicaragüense que habría colaborado con el cartel de Sinaloa en el traslado de drogas y dinero entre Costa Rica y Colombia. El imputado, Henry Fariñas, fue encausado luego de un atentado supuestamente en su contra, en el que murió el cantautor argentino Facundo Cabral, a quien Fariñas llevaba al aeropuerto de Guatemala.

La acusación, de la que The Associated Press obtuvo una copia, dice que los 18 detenidos no tenían forma de comprobar que habían sido enviados por Televisa. Todos fueron retenidos dos días en un hotel Holiday Inn en Managua mientras contactaban a la embajada de México. Empleados de esa embajada dijeron que los detenidos no eran empleados de Televisa y que la inspección de las camionetas estuvo justificada, según los fiscales.

Los tribunales y el fisco están reclamando ambos el dinero hallado. También el arzobispo de Nicaragua lo solicitó, diciendo que la Iglesia Católica Romana podía usarlo para ayudar a los desposeídos en el segundo país más pobre del hemisferio. En el pasado, el dinero confiscado fue repartido entre distintos organismos policiales.

El viernes pasado, la policía presentó a 16 de los 18 detenidos a la prensa. Sonaron las sirenas y agentes con máscaras vestidos de negro llevaron las cinco camionetas blancas con el logo de Televisa a la playa de estacionamiento de la sede central de la policía nacional en Managua. Algunos agentes sacaron fajos de billetes de los bolsos frente a las cámaras.

El fiscal Javier Antonio Morazán dijo en una presentación escrita que al menos un fajo fue analizado con un detector de narcóticos y se le hallaron partículas de cocaína.

Alatorre y los 17 hombres tendrán su primera audiencia la semana que viene, acusados de trabajar para el crimen organizado y de lavar dinero.

Televisa ha dijo que los detenidos no trabajaban para esa firma y que las camionetas nunca fueron parte de su flota. Un comunicado emitido esta semana indicó que la compañía podría presentar una demanda legal contra el grupo por hacerse pasar por sus reporteros.

___

El reportero de la Associated Press César Barrentes colaboró en este despacho desde San José.

___

Adriana Gómez Licón está en Twitter como http://twitter.com/agomezlicon