El ministro de Desarrollo de Brasil, Fernando Pimentel, analizó esta semana en La Habana con autoridades cubanas el desarrollo durante los próximos cinco años de un paquete de proyectos en sectores como salud, agricultura, infraestructura y logística, revelaron hoy fuentes diplomáticas.

"Un tema en el que tenemos un interés bilateral muy importante es en hacer un programa de cooperación en el área económico-comercial de mediano y largo plazo", indicó en una entrevista con Efe el embajador de Brasil en La Habana, José Felicio.

Según Felicio,"no hay nada en concreto todavía pero hay muchas ideas" sobre las que Pimentel, que el jueves por la noche terminó una visita de tres días a la isla, estuvo hablando con autoridades cubanas, entre ellas con Raúl Castro, con quien se reunió poco antes de partir.

"Estamos buscando sectores y proyectos en los que puede haber una cooperación en los próximos cuatro y cinco años", recalcó el diplomático.

Entre las posibles áreas de cooperación está la salud, por la experiencia cubana en la fabricación de determinados medicamentos y el envío de médicos de la isla a Brasil "a suplir la falta de personal en las áreas más remotas".

"Otros sectores en los que podemos contribuir son la modernización y gestión del azúcar incluso con cogeneración de energía eléctrica", pese a la tradición que la isla caribeña atesora en ese ramo.

En La Habana Pimentel también conversó sobre "la cooperación en la producción de soja y maíz", un sector en el que "Cuba todavía es muy dependiente de las importaciones".

"Hay mucho interés cubano en seguir con ese proyecto", en el que Brasil aporta su experiencia "en rotación" de esos dos tipos de granos para asegurar la "recuperación del terreno", a través de "transferencia de tecnología", es decir, con la llegada de expertos y asesores a la isla.

En la actual cooperación bilateral sobresale el millonario proyecto de ampliación del puerto cubano de Mariel, ubicado 45 kilómetros al oeste de La Habana y que Pimentel visitó el jueves.

Las obras de ampliación de la terminal portuaria, cuya finalización está prevista para 2013 son consideradas por las autoridades de Cuba como una "obra emblemática" de la colaboración bilateral.

Felicio detalló hoy que Brasil lleva comprometidos en el proyecto 682 millones de dólares de los 957 millones totales de la inversión, que aspira convertir esa terminal portuaria en un centro de distribución para el Caribe y Centroamérica.

Como parte de su agenda de esta semana, Pimentel visitó además el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología en La Habana, donde analizó con funcionarios cubanos nuevas posibles áreas de colaboración entre ese polo científico e instituciones brasileñas.

La visita del ministro pretendía dar seguimiento a los planes de desarrollo de inversiones conjuntas anunciados en enero pasado, cuando la presidenta brasileño, Dilma Rousseff, realizó su primer viaje oficial a Cuba.