Los maestros del sector público de Honduras finalizaron hoy un paro de dos días en todo el país con una protesta en Tegucigalpa para exigir el pago de salarios atrasados y otras conquistas sociales y anunciaron nuevas movilizaciones para la próxima semana.

Los maestros impidieron durante más de cuatro horas la circulación de vehículos en el bulevar Centroamérica, en el sector este de Tegucigalpa, lo que generó un atasco de autos en varias calles de la capital, según informes de la Policía.

El presidente del Colegio Profesional Superación Magisterial Hondureño (Colprosumah), Edwin Oliva, dijo hoy a periodistas que el Gobierno que preside Porfirio Lobo "no le ha pagado" el salario mensual desde 2010 a unos 5.800 maestros.

Hasta ahora, las autoridades de Educación no han informado las causas de la demora en el pago de esos salarios.

En el paro de dos días los educadores exigieron al Gobierno el pago de salarios atrasados y la derogación de la nueva ley del Instituto de Previsión del Magisterio (Inprema) y la ley Fundamental de Educación, aprobada en enero pasado por el Parlamento hondureño.

La nueva ley de Imprema, según Oliva, les afecta el aumento al monto de las cotizaciones y la edad para jubilarse.

"Es imposible que el magisterio esté de brazos cruzados, nos han arrebatado el Inprema, ya no se puede jubilar de manera digna aunque se tengan los requisitos", indicó el dirigente magisterial.

La protesta en Tegucigalpa, que partió de la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán hasta el Inprema, fue promovida por la Federación de Organizaciones Magisteriales de Honduras (FOMH).

El presidente del Colegio Profesional Unión Magisterial de Honduras (Coprumh), Edgardo Casaña, dijo a periodistas que la lucha de los maestros "será prolongada" y, además, señaló de "represivo" al Gobierno de Lobo.

"Seguiremos luchando por nuestros derechos, exigimos que se derogue la ley del Inprema, y que rindan cuentas sobre los fondos de nuestro Instituto de Previsión", indicó Casaña, quien anunció que el 6 y 7 de septiembre próximo realizarán paros en todo el país.

Los maestros también se manifestaron contra la ampliación del año académico, que finaliza el 20 de noviembre, ya que las autoridades de Educación lo prolongaron hasta el 14 de diciembre por los días que los maestros no han impartido clases, que en lo que va del año superan las tres semanas en algunas ciudades.

El ministro de Educación, Marlon Escoto, dijo este jueves que se les deducirá el salario a los maestros que no trabajen y no tengan ninguna justificación.

La secretaría de Educación deducirá el salario a unos 674 maestros que los días 21 y 22 no trabajaron por andar en protestas.

La protesta, que transcurrió sin incidentes mayores, terminó hacia las 13.00 hora local (19.00 GMT), según reportes oficiales.

Más de dos millones de niños y jóvenes de centros educativos públicos fueron afectados con el paro de dos días.