Los grupos opositores sirios denunciaron hoy que más de un centenar de personas fallecieron durante la jornada de ayer en Siria por los bombardeos de las fuerzas del régimen y en enfrentamientos entre los rebeldes y los leales al presidente Bachar al Asad.

Los Comités de Coordinación Local informaron de 164 muertos, mientras que la Comisión General de la Revolución Siria apuntó que fueron 141 y el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, 102.

La mayoría de las víctimas se registró en la provincia de Idleb (norte), escenario de bombardeos y choques, y en la periferia de Damasco, donde los insurgentes se enfrentaron a los efectivos gubernamentales en varias localidades.

También hubo fallecidos en las provincias de Alepo (norte), Deraa (sur), Hama (centro) y Homs (centro).

La Comisión destacó que en Idleb veinte miembros de la misma familia perdieron la vida por el impacto de un proyectil en su vivienda en la localidad de Abu Duhur.

El Observatorio apuntó que ese pueblo fue bombardeado por el Ejército del régimen, al igual que otras poblaciones de Idleb como Ain Hamra, Saraqeb y Ariha.

Por otro lado, las zonas de Rankus, Arbín, Harsata, Al Hamuriya y Duma, en los alrededores de Damasco, fueron testigo de combates entre las fuerzas fieles a Al Asad y los rebeldes, según la misma organización opositora.

En Alepo y sus inmediaciones también hubo choques en áreas como Bustan al Qasr Hanano, Tel Refaat y Deir Hafer, agregó el Observatorio.

Estas informaciones no han podido ser verificadas de forma independiente debido a las restricciones impuestas por el régimen de Damasco a los periodistas para trabajar.