El izquierdista movimiento social y político Marcha Patriótica exigió hoy que el incipiente proceso de paz en el que trabajan el Gobierno colombiano y las FARC incluya a la sociedad civil como "tercer actor político".

Una de sus cuatro portavoces, la exsenadora y mediadora ante la guerrilla en una veintena de liberaciones de secuestrados Piedad Córdoba, leyó hoy un comunicado en el que la Junta de la Marcha Patriótica declara su intención de vincularse "activamente como movimiento" en la mesa de diálogo.

"El Gobierno tiene que escuchar al poder popular que se va a expresar de muchas formas", dijo Córdoba, al precisar que la participación del movimiento iría de la mano de organizaciones como la Minga indígena y agrupaciones de víctimas, entre otras.

Según la exlegisladora, separada de su cargo en 2010 por la Procuraduría por supuestos nexos con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), la participación de estos grupos tendría lugar "cuando ya esté absolutamente claro que el proceso avanza más allá de los diálogos".

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, anunció el pasado lunes el inicio de unas "conversaciones exploratorias" con las FARC para comenzar a negociar el fin del conflicto armado que sufre el país desde hace medio siglo, y aprovechó para invitar a la otra guerrilla, el Ejército de Liberación Nacional (ELN), a sumarse.

Santos se comprometió a revelar los avances y detalles de la agenda de estos acercamientos, lo que Córdoba advirtió que puede suceder "la otra (próxima) semana", seguido de un mensaje de ratificación de las FARC.

La exlegisladora reiteró el deseo de la Marcha Patriótica y del otro colectivo que lidera, Colombianas y Colombianos por la Paz, de que el ELN se sume al proceso de paz y anunció que había tenido un diálogo epistolar con la segunda guerrilla del país del que decidió no hacer público.

Según han informado medios locales, el anuncio oficial de estos contactos se hará el próximo 5 de octubre en Oslo, y después iniciarán las mesas de diálogo seguramente en La Habana, con el respaldo de los Gobiernos de Cuba, Noruega, Venezuela y Chile.

Mientras tanto, Córdoba dijo que el movimiento de izquierda trabaja desde hace meses en "constituyentes regionales y sectoriales" que exploran salidas al conflicto y que confluirán en una asamblea nacional a finales de año.

Aunque desde el Gobierno se ha rechazado de pleno la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente, Córdoba consideró a título personal que el país precisa de una reforma para tratar asuntos clave en el origen del conflicto.

Córdoba convocó al llamado "paro nacional por la soberanía, la tierra y el territorio, contra el modelo económico" para el próximo día 12 de octubre, en el que la Marcha Patriótica protestará en todo el país contra el modelo neoliberal que a su juicio está siguiendo Santos.

Frente a las acusaciones provenientes de miembros del Gobierno y de la opinión pública colombiana, reiteró: "nosotros no somos de las FARC y a nosotros no nos financian las FARC".

Ante la posibilidad de una reinserción de la guerrilla tras un proceso de paz dijo que "ellos verán cómo se organizan", pero que "ojalá se metan a hacer política".

Por último, anunció que el próximo 12 de septiembre se reunirá con el secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), el venezolano Alí Rodríguez, para pedirle "seguimiento y veeduría" sobre el libre funcionamiento de la Marcha Patriótica.