Greenpeace y Oxfam advirtieron hoy a la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) de que sus planes de integración económica prevista en 2015 no serán posibles sin afrontar antes los efectos del cambio climático.

Las dos organizaciones indicaron que los países del sudeste de Asia carecen de medios para afrontar el cambio climático, cuyos impactos "aumentaran la disparidad económica dentro y entre estos, lo que supone un obstáculo hacia la integración".

Estos dos grupos aprovecharon la reunión de la Convención Marco de la ONU sobre el Cambio Climático que tiene lugar en Bangkok para instar a los dirigentes de la región a que presionen a favor de acuerdos más ambiciosos en la lucha contra el calentamiento global.

"Los países del sudeste de Asia no son emisores (de gases de efecto invernadero) pero sufren sus consecuencias", dijo la responsable de investigación medioambiental de Oxfam, Riza Bernabe.

La consejera de Greenpeace en el sudeste de Asia, Zelda Soriano, pidió que la lucha contra el cambio climático no se centre solo en medidas para mitigar sus efectos sino que también se adopten medidas como la de eliminar los subsidios al carbón o el petróleo y aumentar la inversión en energías renovables, incluidas la eólica o la solar.

Greenpeace y Oxfam lideran una coalición de organizaciones del Sudeste Asiático dedicadas a presionar a los países del bloque para que apoyen un nuevo acuerdo global sobre el clima más ambicioso, justo y vinculante que el actual Protocolo de Kyoto.

Tun Lwin, director del Observatorio sobre Cambio Climático en Birmania (Myanmar), miembro de la coalición de organizaciones, advirtió sobre el aumento en los últimos años de la virulencia y la frecuencia de ciclones que afectan a su país.

"Al igual que en el resto del Sudeste Asiático, el cambio climático ha modificado las pautas de los monzones en Myanmar. Creo que el cambio climático dificultará los objetivos del Gobierno para aliviar la pobreza y esto debe ser abordado con urgencia", dijo Tun Lwin.

Las negociaciones de Bangkok, preparatorias de la Cumbre Mundial que tendrá lugar en Doha (Catar) a finales de año, están dirigidas a avanzar hacia un pacto global de reducción de emisiones que los países en desarrollo ligan a garantías de financiación con la que afrontar los riesgos del calentamiento global.

ASEAN está formada por Birmania, Brunei, Camboya, Filipinas, Indonesia, Laos, Malasia, Singapur, Tailandia y Vietnam.