Los 18 falsos periodistas mexicanos, detenidos en Nicaragua con 9,2 millones de dólares, enfrentarán a partir del próximo 18 de septiembre un juicio por los delitos de lavado de dinero, crimen organizado y tráfico internacional de drogas.

En una audiencia especial, el juez del quinto distrito penal de audiencia de Managua, Julio César Arias, admitió hoy la ampliación de la acusación de la Fiscalía nicaragüense contra los 18 mexicanos con el delito de transporte internacional de drogas, y mantuvo la prisión preventiva.

El juez ya había ordenado el pasado sábado procesar por lavado de dinero y crimen organizado a los 18 falsos periodistas de la cadena mexicana Televisa.

El jefe de la Unidad Anticorrupción y Crimen Organizado del Ministerio Público, Javier Morazán, explicó durante la audiencia que decidieron ampliar la acusación por el delito de transporte internacional de drogas al encontrarse partículas de cocaína en cinco de las seis unidades móviles en las que se movilizaban los 18 mexicanos.

Según la Fiscalía, ese grupo de mexicanos trasladaba "grandes cantidades" de cocaína de Costa Rica hacia México, utilizando las mismas unidades móviles de televisión equipadas y con los logotipos de Televisa, y usando la misma fachada "de ser trabajadores activos de la cadena Televisa".

Los falsos periodistas trasladaban dinero oculto en esas unidades desde México a Costa Rica, y regresaban con drogas escondidas en los mismos compartimentos, desde el año 2006, de acuerdo a la acusación.

Arias reprogramó la audiencia inicial contra los 18 mexicanos, entre ellos Raquel Alatorre Correa, identificada como la líder del grupo, para el 18 de septiembre.

Explicó que por tratarse de un "caso complejo" reprogramó la vista prevista inicialmente para el próximo 5 de septiembre.

El juez también ordenó brindar asistencia médica "ambulatoria" a los acusados con problemas de salud y no enviarlos a un centro asistencial, al no correr peligro de muerte.

Los 18 mexicanos fueron detenidos el pasado 20 de agosto en Nicaragua con 9,2 millones de dólares y rastros de cocaína en los billetes en un puesto de seguridad cerca de la frontera con Honduras, cuando se hacían pasar por periodistas de Televisa.

Los imputados entraron en Nicaragua a bordo de seis unidades móviles de televisión equipadas y con los logotipos de Televisa, procedentes de México y con destino a Costa Rica, según la acusación de la Fiscalía.

El Grupo Televisa aseguró esta semana en un comunicado que ninguno de los 18 falsos periodistas "ha trabajado" en la empresa y también se desligó de los vehículos que les fueron confiscados.

Esa cadena televisiva afirmó que ya realizó "un deslinde formal" ante la Fiscalía de México de la supuesta filiación con Televisa de los detenidos y que ese documento ya está en trámite para que "sea conocido por las autoridades nicaragüenses".

El jefe del Ejército de Nicaragua, el general Julio César Avilés, pidió ayer esperar a que concluyan las investigaciones para determinar si los 18 mexicanos son o no empleados de Televisa.

Ese grupo era liderado por Alatorre Correa y también estaba integrado por Cecilio López Gutiérrez, quien al parecer es policía municipal de la ciudad mexicana de Durango, según las autoridades.

Las autoridades nicaragüenses no descartan que los detenidos estén involucrados con una red internacional de narcotráfico supuestamente vinculada con el asesinato del artista argentino Facundo Cabral, ocurrido en Guatemala en 2011.