El ministro francés de Asuntos Exteriores, Laurent Fabius, insistió hoy en que si el presidente sirio, Bachar el Asad, de forma directa o indirecta recurriera a las armas químicas "la respuesta sería inmediata y fulgurante".

"Si hubiera la menor tentativa de utilizar esas armas, la respuesta sería inmediata y fulgurante", declaró Fabius en una entrevista a la emisora de radio francesa "RTL" desde Nueva York, donde ayer había presidido una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Siria.

Preguntado sobre si confirmaba la posibilidad de una intervención armada en Siria en caso de utilización de armas químicas, respondió que "somos absolutamente intransigentes sobre ese punto" y que "consideramos a Asad responsable de la utilización de esas armas".

En cuanto a si eso significaría que no haría falta el visto bueno del Consejo de Seguridad de la ONU, se mostró en parte evasivo y señaló que "las armas químicas y bacteriológicas no son de otra naturaleza" y "no se puede soportar un instante la utilización de esas armas".

El jefe de la diplomacia francesa dijo que no creía que la reunión de ayer en el Consejo de Seguridad haya sido un fracaso porque hay países que han anunciado que aumentarán sus contribuciones para ayudar a los refugiados, que viven una situación "desastrosa".

No obstante, admitió que se ha vuelto a constatar que "el Consejo de Seguridad está dividido" sobre la resolución política del conflicto por la posición de los rusos y los chinos y que eso repercute en la situación humanitaria.

"No se puede tener una influencia duradera sobre las consecuencias (del conflicto) si no se atacan las causas", argumentó.

Fabius puso el acento en que desde Francia "trabajamos mucho para la unificación de la oposición siria", para que se incluya todo el espectro político y se respete a todas las comunidades.

Y también reiteró su voluntad de que Asad tenga que responder, bien ante la justicia de su país o ante la Corte Penal Internacional, de las acusaciones de crímenes contra la humanidad.