El rockero francés Johnny Hallyday, hospitalizado desde el pasado domingo en Guadalupe por una bronquitis con insuficiencia respiratoria, fue dado de alta anoche y se ha trasladado a Los Ángeles para ser sometido a los últimos análisis, informaron hoy los medios locales.

El músico se encontraba en una propiedad que tiene en la isla de Saint-Barthélémy grabando su nuevo disco cuando tuvo que ser trasladado en helicóptero a un hospital de Point-à-Pitre, según informó entonces "RTL", patrocinadora de sus conciertos.

Las primeras informaciones hicieron pensar que el cantante sufría una taquicardia ligada a un virus y la dimensión que tomó la noticia hizo que el cantante acabara enviando un mensaje para tranquilizar a sus seguidores.

"Gracias amigos, pero como de costumbre, los medios exageran todo. Solo he tenido una gran bronquitis que arrastro desde la gira de verano", indicó esta semana en su cuenta de la red social Instagram.

El cantante francés salió de madrugada del hospital de Fort de France en un todoterreno medicalizado camino del aeropuerto para dirigirse a Los Ángeles, donde según la emisora "RTL", deberá pasar al menos 24 horas en un hospital para someterse a una última serie de exámenes.

Las pruebas cardíacas y biométricas realizadas hasta ahora "no han revelado nada anormal", pero la cautela de los médicos, según indican fuentes de su entorno, se justifica por su edad y su ritmo de vida.

El diario "Le Parisien" recuerda que pese a este último incidente y el cambio de planes su vuelta a los escenarios el próximo octubre en Montreal se mantiene sin cambios, así como la fecha de salida de su próximo álbum, el 12 de noviembre.