El Bundesbank dice que su presidente, Jens Weidmann, no se ha pronunciado respecto a la posibilidad de presentar su dimisión en las últimas semanas ante el nuevo programa de compra de deuda soberana del Banco Central Europeo (BCE).

Una portavoz del Bundesbank dijo a Efe que Weidmann no se ha manifestado al respecto, rehusó comentar la información y remitió a la reciente entrevista con el semanario Spiegel, en la que el presidente del banco central alemán aseguró que la mejor manera de defender su posición es permaneciendo en el BCE.

El rotativo alemán Bild, el de mayor tirada de Europa, dice basándose en fuentes financieras que Weidmann discutió sobre la posibilidad de tirar la toalla con su círculo más estrecho de colaboradores en el Bundesbank.

Añade que el Gobierno federal que preside la canciller, Angela Merkel, de la que Weidmann fue anteriormente asesor económico personal, ha presionado para que el presidente del Bundesbank no abandone su cargo.

El diario Bild recuerda que Weidmann se opone tajantemente a la iniciativa del presidente del BCE, Mario Draghi, de comprar deuda soberana de los países en crisis del sur de la zona euro para tranquilizar a los mercados financieros.

Agrega que, entre tanto, Weidmann ha decidido permanecer en su puesto y luchar contra esa posible decisión durante la próxima reunión del consejo del BCE que se celebrará el 6 de septiembre en Fráncfort.

El presidente del Bundesbank considera que un nuevo programa de deuda soberana podría disparar la inflación en la zona del euro y amenaza la independencia del BCE, además de rebajar la presión reformista sobre los países afectados.

Bild destaca que el BCE y los bancos centrales de la unión monetaria acumulan ya unos 200.000 millones de euros de deuda pública de los países en crisis y el 38 % de la deuda soberana de Grecia.