La policía ha detenido a un sospechoso confeso del asesinato de dos mujeres en la ciudad rusa de Kazán, en cuya escena del crimen había una pintada en la que se pedía libertad para el grupo punk "Pussy Riot", informó hoy el Comité de Instrucción (CI) de Rusia.

El detenido es Ígor Danilevski, de 38 años, profesor universitario, conocido de una de la víctimas, según indica la nota publicada en la pagina oficial del CI.

En el domicilio del sospechoso la policía se incautó de un cuchillo, presuntamente el arma con que apuñaló repetidamente a las mujeres, madre e hija, de 76 y 38 años.

Danilevski confesó que la menor de la mujeres, con la que había estudiado en la universidad, le había prestado una suma de dinero importante para pagar deudas, después de que él le prometiera llevarla de viaje al extranjero.

Cuando se encontraba en el domicilio de la mujer, ésta le recriminó que no cumplía sus promesas, y el hombre le asestó varias puñaladas y luego atacó a la madre, que se asomó a la habitación al oír los gritos.

Antes de abandonar el piso de sus víctimas, del que se llevó 100.000 rublos (poco más de 3.000 dólares) y dos teléfonos móviles escribió en un muro "Free Pussy Riot" con la sangre de las mujeres.

Según el CI, Danilevski declaró que dejó esa leyenda para alejar las sospechas de su persona y hacer creer que se trataba de un crimen ritual.

El doble asesinato en Kazán y el letrero pidiendo la libertad para las integrantes de Pussy Riot conmocionaron el país.

Tres integrantes del grupo, Nadezhda Tolokónnikova, Yekaterina Samutsévich y María Aliójina, encarceladas desde marzo, protagonizaron en febrero pasado en el principal templo ortodoxo de Rusia una acción contra el actual presidente ruso y entonces candidato, Vladímir Putin, y la cúpula de la Iglesia Ortodoxa Rusa.

El proceso judicial contra las tres jóvenes, que el pasado día 17 fueron condenadas a dos años de prisión, desencadenó una campaña internacional a favor de su libertad a la que se han sumado figuras del mundo musical de la talla de Paul McCartney, Sting, Madonna o Björk y bandas como Red Hot Chili Peppers.

Ayer, el arcipreste de la Iglesia Ortodoxa Rusa (IOR) Dmitri Smirnov responsabilizó a los defensores de "Pussy Riot" de animar a los asesinos que mataron a dos mujeres en Kazán.

"Esas muertes están sobre la conciencia de las así llamadas personalidades públicas que apoyaron con su prestigio a las participantes en esa acción en el templo de Cristo Salvador y, como resultado, algunos desequilibrados creen que tienen carta blanca", dijo.

Smirnov, jefe del departamento sinodal para la cooperación con las Fuerzas Armas y las Fuerzas del Orden rusas, opinó que las personalidades del mundo de la cultura y la política tenían que haber previsto el alcance de sus palabras.