El presidente de Ecuador, Rafael Correa, aplazó sin fecha las reuniones previstas para el 10 y 11 de septiembre con altos funcionarios de la Unión Europea en las que se iba a tratar de la posibilidad de reanudar las negociaciones de un acuerdo comercial, anunció hoy la Cancillería del país andino.

"Por complicaciones en su agenda, el Presidente de la República, Rafael Correa, difirió las reuniones con autoridades de la Unión Europea (UE)", informó la cancillería en un comunicado, que añadió que ambas partes deberán acordar una nueva fecha para el encuentro.

Correa anunció este jueves que iba a viajar hoy a Europa, primeramente para "instalar" en Europa a su hija, que estudiará en el viejo continente tras ganar una beca.

Posteriormente tenía previsto sostener los encuentros en Bruselas sobre la posible reanudación de las negociaciones de un tratado comercial, que están estancadas desde mediados de este año.

Europa es el destino más importante de las exportaciones no petroleras de Ecuador, cuyos gremios empresariales han alertado de que el país sufrirá pérdidas millonarias si no firma un acuerdo comercial con la UE, como han hecho Perú y Colombia.

De acuerdo con su Cancillería, las divergencias entre Ecuador y la UE se centran en los servicios, la propiedad intelectual y compras públicas, capítulo en el que Bruselas quiere que las empresas europeas tengan un mayor acceso a las licitaciones estatales.

El Gobierno ecuatoriano ha indicado que las peticiones europeas se contraponen con su política de fomento de la producción nacional y con la normativa interna.

A principios de este mes el propio Correa señaló que su Gobierno contaba con "líneas rojas" que no rebasaría en el afán de firmar un acuerdo y puso como ejemplo las compras públicas, que calificó como "un poderoso instrumento de desarrollo que ha dado mucho éxito".

"Gran parte del dinamismo de la economía, de la generación de empleo es porque privilegiamos la producción nacional", subrayó entonces.