La Asamblea Nacional Popular (Legislativo chino) anunció hoy el cese del actual ministro de Transportes, Li Shenglin, y su sustitución por Yang Chuantang, tras una ola de accidentes mortales en las carreteras chinas, entre ellos el derrumbe de un puente que llevaba menos de un año en operación.

Li, de 65 años y titular de la cartera desde 2005 (aunque antes de 2008 se llamaba "Comunicaciones"), fue también alcalde de Tianjin (1998-2002) y de 2003 a 2005 ejerció como viceministro de la Comisión Nacional de Reforma y Apertura, principal órgano de planificación económica del país asiático.

Por su parte Yang, de 58 años, era desde 2006 vicepresidente de la Comisión Nacional de Asuntos Étnicos y entre 2003 y 2006 tuvo varios cargos regionales en la meseta tibetana, entre ellos el de gobernador de la provincia de Qinghai.

El relevo, que se produce poco antes de que el Partido Comunista de China cambie su cúpula (en el XVIII Congreso previsto para octubre), ocurre apenas unos días después de que varios accidentes en el país generaran una ola de críticas de la opinión pública a la situación de los transportes chinos.

En uno de esos sucesos, el pasado 24 de agosto, un tramo de un puente fluvial en la ciudad nororiental china de Harbin, abierto al público en noviembre de 2011, se derrumbó causando la muerte a tres personas y heridas a otras cinco.

Tras el accidente, el diario "South China Morning Post" publicó en un artículo que en los últimos cinco años se han derrumbado en el país 18 puentes, causando la muerte de 135 personas, y que muchas de esas estructuras tenían menos de 15 años de uso.

Poco después, el 26 de agosto, 36 personas morían en el choque entre un autobús cama y un camión cisterna que transportaba metanol en la provincia china de Shaanxi (norte del país), mostrando en ese caso el peligro de los autocares nocturnos chinos, donde la evacuación en caso de incendio es prácticamente imposible.

Las escasas medidas de seguridad en autobuses o furgonetas fueron muy criticadas esta semana en las redes sociales chinas al conocerse otros accidentes similares ocurridos también en los últimos días, lo que llevó al Gobierno chino a anunciar el pasado 28 de agosto una inspección de los transportes colectivos de larga distancia.