La economía brasileña registró un crecimiento de 0,4% en el segundo trimestre del año, levemente por encima del primer período, informó el viernes el organismo oficial de estadística.

La expansión del producto interno bruto (PIB) fue de 0,4% comparado con el trimestre inmediatamente anterior y de 0,5% frente al segundo trimestre de 2011, reveló el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística.

Las cifras indican que la economía más grande de América del Sur enfrenta dificultades en medio de la crisis financiera global, pese a las medidas de estímulo aplicadas por el gobierno, incluyendo la reducción de impuestos para los sectores más afectados.

"Este resultado del segundo trimestre refleja, por un lado, la influencia negativa de la economía mundial y por otro lado indica que las medidas de estímulo aún no están haciendo efecto plenamente en la economía brasileña", declaró a periodistas el ministro de Hacienda, Guido Mantega.

La industria, el sector más favorecido por las medidas de estímulo, tuvo una contracción de 0,25% en el segundo trimestre, mientras que el sector agropecuario creció 4,9% y se convirtió en el motor de la economía en este período.

Las inversiones tuvieron un decrecimiento de 0,7% mientras que los servicios aumentaron ese mismo monto, el consumo de las familias creció 0,6% y el consumo del gobierno subió 1,1%.

Mantega destacó el hecho de que las exportaciones tuvieron un comportamiento negativo, con una caída de 3,9% desde el trimestre anterior, consecuencia de las turbulencias en los países industrializados como Estados Unidos, Japón y la Unión Europea. Indicó que otros países emergentes viven situaciones similares.

"Es un crecimiento modesto, afectado por el entorno internacional, que afectó también a China, India y demás países emergentes", expresó el ministro.

En el acumulado de los últimos cuatro trimestres, el crecimiento fue de 1,2%, según el instituto de estadística.

La economía brasileña había crecido 2,7% en 2011 y el gobierno esperaba este año subir a 4,5% o al menos superar el resultado del año pasado.

El ministro de Hacienda señaló que las medidas de estímulo económico continuarán en vigor hasta final de año, reforzadas por el recorte de impuestos. El miércoles el Banco Central redujo en 0,5 puntos la tasa básica de intereses con miras a reducir el costo del capital y hacer más competitivas las inversiones.

Mantega enfatizó también el hecho de que el segundo trimestre registró un crecimiento superior al anterior, lo cual indica una tendencia de expansión que deberá reforzarse en los próximos meses.

El PIB brasileño alcanzó 1,1 billón de dólares en el segundo trimestre, de acuerdo con los datos del instituto.