El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, lamentó hoy que Irán siga sin aclarar la naturaleza de su programa nuclear tras conocerse el jueves un informe del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) que asegura que el país asiático ha aumentado su capacidad de enriquecer uranio.

"El secretario general ha tomado nota del último informe del OIEA y es lamentable que Irán todavía no haya logrado un acuerdo con el OIEA para resolver los asuntos pendientes", dijo la oficina del portavoz de Ban en un comunicado distribuido en la sede de la ONU.

Un informe confidencial del OIEA asegura que Irán ha aumentando su capacidad para enriquecer uranio con la instalación de más maquinaria y ha seguido produciendo más combustible nuclear, desoyendo así las exigencias de Naciones Unidas.

"Una solución diplomática y negociada pasa por un proceso recíproco y paso a paso, que incluya medidas de Irán para lograr la confianza de la comunidad internacional sobre los fines exclusivamente pacíficos de su programa nuclear", según el portavoz.

Por último, recordó que Ban aprovechó su participación en la 16ª Cumbre del Movimiento de Países No Alineados (MPNA o Noal), que se celebra en Teherán, para trasladar a las autoridades las "dudas y preocupaciones" de la comunidad internacional sobre este asunto.

El secretario general pidió este jueves a Irán que cumpla las resoluciones de la ONU que piden que frene su programa nuclear y que facilite la actuación del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) en el país.

Según el documento del OIEA, los técnicos iraníes han instalado más centrifugadoras de uranio en las plantas de Natanz y Fordo y acumulan ya 189,4 kilos de uranio enriquecido al 20 por ciento, un 23 por ciento más que lo declarado en el informe de mayo.

Aunque esta pureza está lejos del 90 por ciento preciso para alimentar un arma atómica, la preocupación del OIEA, de Europa y de Estados Unidos radica en la permanente mejora de las capacidades y habilidades del programa atómico del país asiático.

El Gobierno iraní consideró hoy un "sin sentido" la información recogida en el informe que asegura que se podrían haber realizado labores de limpieza en la base militar de Parchin, en Teherán, que la agencia de la ONU pretende inspeccionar.

El ministro de Asuntos Exteriores iraní, Ali Akbar Salehi, dijo a la agencia estudiantil ISNA que la base de Parchin es simplemente una instalación militar con actividades convencionales, no nucleares, y que por tanto está fuera de sus competencias.

El OIEA lleva una década tratando de aclarar la verdadera naturaleza del programa nuclear iraní, que Teherán asegura que sólo tiene objetivos civiles, mientras que Occidente le acusa de ocultar intenciones militares.