El activista Alberto de Jesús reanudó hoy su viaje a remo desde la isla de San Martín hacia Puerto Rico en pro de la liberación del preso puertorriqueño Óscar López, acusado por las autoridades estadounidenses de pertenecer a una organización independentista clandestina y encarcelado hace más de 31 años.

De Jesús, conocido como "Tito Kayak", regresa a las aguas caribeñas para culminar su misión después de tomarse varias semanas de reposo debido a que estuvo cuidando de su padre hasta que murió y por el paso de la tormenta tropical "Isaac", según informó en un comunicado de prensa.

"Tuvimos que detener la kayaqueada debido a las condiciones del tiempo y al mismo tiempo mi papá se puso malo de salud, así que aproveché para visitarlo. Tenía un presentimiento y decidí actuar y así pude despedirme en paz con mi padre quien algunos días después se fue a morar con el padre de los mares", expresó De Jesús.

El activista boricua ha visitado doce islas caribeñas y recorrido alrededor de 1.300 kilómetros desde su salida del puerto Macuro en Venezuela el pasado 21 de junio.

El plan de De Jesús es llegar hoy a Anguila y luego cruzará el pasaje de Anegada hacia Virgen Gorda, seguido de Tórtola, San Thomas y los distritos puertorriqueños de Culebra y Vieques hasta llegar al balneario de Carolina, ciudad aledaña a San Juan.

El exjudoca Abderramán Brenes, coordinador de la Brigada Oscar López Rivera, destacó que el viaje de De Jesús ha ayudado a "romper el cerco" que tiene Puerto Rico con el resto de países del Caribe, en parte por su "condición colonial respecto a Estados Unidos de América".

Oscar López Rivera, de 69 años, lleva 31 en una prisión federal en el estado de Indiana. Fue condenado a 55 años de cárcel en agosto de 1981 por conspiración y sedición contra el Gobierno de Estados Unidos.

En febrero de 1988 fue sentenciado a 15 años adicionales por conspirar para escapar de la cárcel. En 1999 rechazó la oferta de liberación que hizo Bill Clinton a trece presos puertorriqueños.