Las sorpresas fueron la nota dominante en la sesión matinal de la cuarta jornada del Abierto de Estados Unidos con la derrota del francés Jo-Wilfried Tsonga, quinto cabeza de serie, en la pista Louis Armstrong Stadium, y el anuncio de Andy Roddick, en la sala de prensa, de su retirada de la competición activa cuando concluya el último torneo de Grand Slam del año.

Ni se esperaba que Tsonga perdiese de forma convincente como lo hizo por 6-4, 1-6, 6-1 y 6-2 ante el desconocido eslovaco Martin Klizan ni que Roddick, en el día de su 30 cumpleaños, tuviese todo listo para decir que su nivel de juego ya no está entre los mejores y había llegado la hora del "adiós".

Tsonga, sexto clasificado del mundo, volvió a mostrar su peor lado de tenista irregular al que le cuesta reaccionar cuando las cosas no le salen bien desde el comienzo y Klizan lo aprovechó al máximo jugando su mejor tenis, sin ningún tipo de presión para llevarse la victoria más importante que ha conseguido como profesional en dos horas y doce minutos que duró el partido.

El jugador francés, que defendía cuartos de final, no estuvo bien con su saque, la mejor arma que tiene en las pistas duras, y por ahí se le comenzó a escapar el partido.

Ante la falta de acierto de Tsonga, Klizan respondió como el jugador que sabía que no tenía nada que perder y todo que ganar y comenzó no sólo hacer bien las cosas sino a disfrutar y a soltar el brazo como los grandes para superar al francés en todas las facetas del juego.

Klizan, que ya había sido el verdugo del colombiano Alejandro Falla en la primera ronda, frustró de principio a fin a Tsonga que sólo logró 28 golpes ganadores por 32 del jugador eslovaco.

"No sé lo que me ha pasado en el campo, no tenía fuerza en mis golpes, no estuve concentrado y no supe reaccionar en ningún momento", declaró Tsonga, que no llega a la segunda semana de un Grand Slam por primera vez en el año, tras alcanzar la semifinal de Wimbledon, los cuartos de Roland Garros y los octavos del Abierto de Australia.

Klizan ahora se enfrentará al francés Jeremy Chardy, trigésimo segundo cabeza de serie, que se impuso por 6-4, 6-2 y 6-2 al australiano Matthew Ebden.

Un favorito que corrió mejor suerte fue el español Nicolás Almagro, undécimo cabeza de serie, que aunque tuvo que hacer un esfuerzo extra al final venció por 6-3, 5-7, 5-7, 6-4 y 6-4 al alemán Philipp Petzschner.

Almagro logró pasar por quinta vez en su carrera a la tercera ronda del Abierto, su mejor clasificación en el último torneo de Grand Slam de la temporada.

El próximo rival de Almagro será el joven estadounidense de 19 años Jack Sock, actual número 243 del mundo, y la gran sorpresa del torneo hasta el momento, que venció por 6-2, 6-2 y 6-4 al italiano Flavio Cipolla.

Mientras que en el primer duelo entre españoles de los dos que estaban programados para lo jornada de hoy, el toledano Feliciano López, trigésimo cabeza de serie, se impuso en cinco sets por 6-4, 6-1, 6-7 (5-7), 3-6 y 7-5 a Pablo Ándujar, que estuvo a punto de remontar la desventaja inicial de dos mangas con las que comenzó el partido.

El rival de López en la tercera ronda será el británico Andy Murray, tercera cabeza de serie, y uno de los grandes favoritos a conseguir el título.

Mientras que el japonés Kei Nishikori, decimoséptimo cabeza de serie, superó al estadounidense Tim Smyczek por 6-2, 6-2 y 6-4 y avanzó a la tercera ronda apenas perdiendo 17 juegos.

Su rival será el croata Marin Cilic, 12 preclasificado, que ganó por 6-3, 6-2, 5-7, 4-6 y 7-5 al alemán Daniel Brands en otro partido maratoniano.

Junto a la competición deportiva, el anuncio de Roddick de su retirada fue lo que acaparó la atención en el Centro Nacional de Tenis de Flushing Meadows, donde el estadounidense es uno de los grandes favoritos del público.

Roddick admitió que la decisión de retirarse la tomó en base a que entiende que su juego ya no está al mejor nivel de competición y quería ser "honesto" con el deporte del tenis hasta el final. Tsonga dio la sorpresa en el campo y Roddick en la sala de prensa