Tokyo Skytree, la torre de comunicaciones más alta del mundo y nuevo símbolo de la capital nipona, de 634 metros de altura, ha recibido a 1,62 millones de visitantes en los cien primeros días transcurridos desde su apertura, el pasado 22 de mayo, según informó hoy su operador, Tobu Tower Skytree.

Además, el complejo en el que se encuentra la torre ha superado en ese mismo periodo más de la mitad de los 32 millones de visitas a la zona previstas para todo el primer año, detalló la empresa.

Con una superficie de 36.900 metros cuadrados, el Tokyo Skytree Town, como se conoce el complejo, está formado por un centro comercial con más de 300 tiendas, un acuario y diversos museos.

La torre, de color blanco y cuya estructura sigue el diseño de las ancestrales pagodas japonesas de cinco pisos, cuenta con dos observatorios, uno a 350 metros y otro a 450, éste último rodeado por una pasarela cilíndrica recubierta de cristal.

De diseño futurista, forma cilíndrica y con un coste aproximado de 820 millones de dólares, es la torre más alta de mundo, por delante de la de Televisión de Cantón, en China, que tiene 600 metros; y es además la estructura artificial de mayor altura después de la Burj Khalifa de Dubai, de 828 metros.

Japón confía en que la nueva torre de comunicaciones dinamice el distrito de Sumida, noreste de la capital, y genere ingresos por unos 88.000 millones de yenes anuales (unos 891 millones de euros, 1.118 millones de dólares), convirtiéndose en la segunda mayor atracción turística de la capital, tras el parque Tokyo Disney Resort.