La tenista española Silvia Soler se mostró "muy contenta" tras su victoria de hoy en la segunda ronda del Abierto de Estados Unidos contra la rumana Irina Camelia Begu, y se plantea afrontar el resto del torneo "disfrutando al máximo".

"El de hoy era un partido difícil, complicado, contra una rival que venía de ganarle en primera ronda a una número uno del mundo como Caroline Wozniacki, así que lo he afrontado saliendo agresiva a la pista", explicó Soler a Efe tras concluir el partido.

La alicantina, que ocupa el puesto 58 en la clasificación mundial, aseveró que Begu era "una gran jugadora", por lo que es "un gran logro haberle ganado".

Soler enfatizó que el partido, que ganó en dos sets por 6-4 y 7-6, "estuvo todo el rato muy ajustado", ya que ella y Begu se rompían con el servicio, pero enseguida se volvían a igualar, según sus palabras.

"En el segundo set hemos llegado al 'tie-break', en el que la española se ha impuesto por 7-5, y se me ha complicado un poco, pero al final lo he podido sacar", celebró.

La tenista, de 24 años, dijo que ante su próxima rival, la búlgara Tsvetana Pironkova, contra quien nunca se ha medido, saldrá a la pista "para disfrutar al máximo y tratando de seguir jugando como hasta ahora, porque el hecho de estar en este Grand Slam ya es un premio".

Asimismo, Soler apuntó que "venía de una racha un poco regular", por lo que se halla especialmente "contenta" de haber podido "darle la vuelta y seguir adelante", aunque confesó que le gusta más "jugar en pista de tierra que en rápida".

Por último, destacó el hecho de que "bastantes españoles consiguieran pasar la primera ronda del Abierto" y señaló que "en general, tanto a nivel masculino como femenino" sus compatriotas están "fuertes".