El Reino Unido y Francia dijeron el jueves que no descartan opción alguna sobre Siria, incluida una zona de exclusión aérea para proteger un área en tierra que sea segura para las miles de personas que huyen de la exacerbación de la guerra civil.

Poco antes del inicio de una reunión del Consejo de Seguridad sobre la situación humanitaria en Siria, el secretario británico de Relaciones Exteriores, William Hague, dijo a la prensa que se necesitaría una intervención militar para establecer un área segura como propuso Turquía.

Posiblemente el consejo no la aprobará de momento debido a sus profundas divisiones, agregó.

"Por lo tanto existen grandes dificultades para (concretar) esa iniciativa, aunque no descartamos ninguna opción en el futuro", apuntó.

Hague y el ministro francés del Exterior, Laurent Fabius, reconocieron la parálisis del Consejo de Seguridad en torno a Siria y la incapacidad del mismo para acordar alguna medida tendente a frenar el agravamiento de la guerra civil.