Mitt Romney, que hoy se convertirá en el candidato republicano a la presidencia de EE.UU., pidió el apoyo del electorado estadounidense al asegurar que el destino del país no es el "declive" y que los mejores días para los estadounidenses "están por delante".

En un correo electrónico enviado a sus partidarios, Romney dijo que será "un privilegio" aceptar esta noche la candidatura presidencial por el Partido Republicano, en el último día de la Convención Nacional que se celebra en Tampa (Florida), desde la que ofrecerá a todo el país un cambio de rumbo.

"Creemos que EE.UU. puede mejorar, porque el declive no es nuestro destino. Me comprometo con ustedes a que seré el presidente que este momento exige", afirma Romney en el mensaje, en el que además pide donaciones para las arcas del Partido Republicano.

Asimismo, Romney prometió que, esta noche, cuando se pare frente al podio para aceptar la nominación representará no sólo a los partidarios del Partido Republicano sino "a cada estadounidense que cree que nuestros mejores días están por delante".

Las imágenes de televisión mostraron hoy a Romney en su suite de un hotel en Tampa, rodeado de su familia y disfrutando de un programa de televisión.

En declaraciones a Efe, Ed Gillespie, un asesor de alto rango de Romney, confirmó que, durante su discurso, éste "hablará sobre cómo dar un giro en el país, de tal manera que se creen empleos y los estadounidenses lleven más ingresos a casa".

"Hablará de cómo tiene la experiencia para poner en marcha un plan para lograr esa meta, y cuanto más lo conozcan, la gente entenderá que él es alguien que se interesa profundamente por sus compatriotas, y que dedicará todo su tiempo y energía a mejorar nuestras vidas", resumió Gillespie.

Romney precisará sus planes "para dar un giro en el rumbo de nuestro país, para activar la economía, y hablará de sus políticas para conseguirlo", dijo.

"También hablará un poco más de sí mismo de lo que normalmente haría en mítines políticos y entrevistas con medios. Él tendrá la oportunidad de compartir con los votantes algo de lo que está en su corazón", señaló el asesor.

Los votantes verán al verdadero Romney, "no al que ha sido objeto de anuncios negativos o de ataques en 30 segundos... verán a alguien en el que pueden confiar", continuó.

Preguntado sobre las divergencias entre la plataforma de Gobierno aprobada esta semana -sobre todo en el tema del aborto- y las posturas de Romney, Gillespie explicó que la plataforma "no es vinculante" y, si gana la presidencia, éste "por supuesto que tendrá la libertad de sentar su propia agenda".