Marchas en varias ciudades, exposiciones fotográficas de víctimas y un plantón ante la Fiscalía General de la Nación, fueron los actos más significativos del Día Internacional del Detenido Desaparecido en Colombia, país en el que se reportan más de 50.000 desapariciones en las últimas tres décadas.

Los actos fueron convocados por la Asociación de familiares de detenidos desaparecidos (Asfaddes), el Movimiento de Víctimas de Crímenes de Estado (Movice) y la Fundación Nydia Erika Bautista, varias ONG que han denunciado miles de víctimas en Colombia.

"Se habla de más de 7.000 desaparecidos de manera forzada de una cifra mucho mayor, de más de 50.000 afectados, y esa es una cifra terrorífica, pero también un pálido reflejo de lo que deja el conflicto armado en Colombia", señaló a Efe el congresista Iván Cepeda.

El parlamentario, cabeza del Movice, subrayó que de iniciarse un diálogo de paz entre el Gobierno y las guerrillas, éste debe contener, "sin lugar a dudas, el esclarecimiento de la verdad sobre los desaparecidos y debe ser una verdad que tendrá que figurar dentro de un proceso de justicia transicional".

Según cifras del Registro Nacional de Desaparecidos, del Instituto de Medicina Legal, hay 50.891 personas en paradero desconocido en Colombia, de las cuales se calcula que al menos 16.907 son víctimas de desaparición forzada, en tanto que hay miles de personas no identificadas en cementerios y fosas.

En Bogotá decenas de familiares de desaparecidos expusieron públicamente las fotografías de las víctimas de ese delito en el Parque de Lourdes, norte de la ciudad, en una llamada "Galería de la Memoria".

Exposiciones similares fueron montadas en distintas ciudades entre ellas Medellín, donde, además, los familiares de las víctimas enseñaron cartas y otras pertenencias de sus allegados desaparecidos, algunos desde hace décadas en unas llamadas "cápsulas del tiempo".

De otro lado, frente a la sede de la Fiscalía General de la Nación en Bogotá, centenares de personas se concentraron en un plantón "por todas las mujeres desaparecidas", en un acto convocado por la Fundación Nidya Erika Bautista.

Mientras, en Soacha, localidad vecina a la capital colombiana, centenares de personas del colectivo "Madres de Soacha" realizaron otro plantón similar para reiterar sus denuncias sobre los "falsos positivos" en los que desaparecieron sus hijos.

Los "falsos positivos" son montajes, generalmente del Ejército, en el que civiles asesinados han sido vestidos con trajes de fatiga y enseñados por los uniformados ante la prensa y ante sus superiores como caídos en combate para obtener beneficios y gratificaciones.

La Federación Latinoamericana de Asociaciones de familiares de Detenidos-Desaparecidos (Fedefam) declaró en 1983 el 30 de agosto como el Día Internacional del Detenido Desaparecido.