Los productores europeos de biodiésel han considerado hoy un "hito" el inicio de una investigación por parte de la Comisión Europea (CE) de las importaciones de ese producto procedentes de Argentina e Indonesia, al sospechar que se realizan en condiciones de "dumping" y dañan a la industria europea.

"Esta decisión representa un hito para la industria europea del biodiésel, que se ha visto afectada espectacularmente por el incremento de las importaciones originarias de Argentina e Indonesia", indicó en un comunicado el secretario general del European Biodiesel Board (EBB), Raffaello Garofalo, que representa cerca del 80 % de la producción europea.

En su opinión, la "anormalidad de los precios del biodiésel fijados artificialmente en Argentina e Indonesia ha provocado una distorsión del flujo comercial internacional y ha perjudicado en gran medida el crecimiento y la viabilidad de la industria europea".

La Unión Europea publicó ayer en su Diario Oficial la apertura de un procedimiento a raíz de una denuncia presentada el pasado 17 de julio por el Consejo Europeo del Biodiésel en nombre de un grupo de productores que representa más del 25 % de la producción total de biodiésel europeo.

Según alegó ese grupo, las importaciones de biodiésel originario de Argentina e Indonesia son objeto de "dumping" (el precio del producto en la UE se sitúa por debajo de las tarifas nacionales), y están causando por ello un perjuicio importante a la industria de la Unión.

La Comisión Europea consideró que hay "indicios razonables" que muestran que el volumen y los precios del producto importado han tenido, entre otras consecuencias, repercusiones negativas en el nivel de los precios cobrados y la cuota de mercado de la industria de la Unión, lo que ha tenido efectos muy desfavorables en los resultados generales y la situación financiera de dicha industria.

Por medio de la investigación, la Comisión espera determinar si efectivamente el biodiésel importado de Argentina e Indonesia es objeto de "dumping" y, si así se confirma, Bruselas examinará la posibilidad de adoptar medidas.

El EBB recordó que en 2008 la Comisión ya inició una investigación "anti-dumping" y antisubsidios contra importaciones de biodiésel de Estados Unidos, lo que condujo a imponer sustanciales derechos "anti-dumping" contra ese país y a que Argentina e Indonesia ocuparan su cuota de mercado en Europa.

El aumento de las importaciones desde esos dos países en los últimos años a un precio más bajo, ha provocado que los productores europeos hayan tenido que vender sus productos a precios por debajo de los costes y a reducir su producción anual, indicó.

Argentina, por su parte, decidió el pasado 20 de agosto llamar a consultas a la UE y España ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) en relación con las restricciones impuestas por ese país el pasado abril a la importación de su biodiésel.

Ese paso dado por Argentina se enmarca dentro de la tensión comercial existente entre Buenos Aires y los países europeos -especialmente España-, que han acusado reiteradamente al Gobierno de Argentina de promover políticas proteccionistas.